viernes, 28 de noviembre de 2008

MAS ALMA QUE POTRERO








Se entrecortò el aire y el aliento de los expositores, las manos temblaron y el silencio se adueñò del lugar, cuando Carlos “Piqui” Lucas y Cristian “Tula” Moràn, recordaron en sus discursos a Vìctor y a Marìa, hermano y madre de los autores.

Y no es casual que esto ocurra. Ambos insistieron en que su libro de cuentos, constituìa en realidad, una excusa, para hablar de otras cosas: la familia, la vida, los afectos, la polìtica…

Y sin anestesia, cada uno a su turno, desagregò el contenido de sus cuentos: mas relacionados con el deporte y la sociedad en el caso de Piqui, mas emparentados con la polìtica en el caso de Tula. Ambos valiosos, en el aspecto de “otorgar sentido” a lo que a simple vista parece solo un juego, pero que lejos de ello, se ubica en el lugar del todo, un “todo” que termina por traicionar a la “parte”, un todo que es contenido esencial y contexto al mismo tiempo: ese es el fútbol que los muchachos presentaron, la vida con olor a vestuario.

Y eso es “Alma de Potrero”. Sus autores lo presentan a su modo. Cristian dice que “es un sueño compartido con un hermano de la vida, de esos que se eligen. Un sueño simple, sencillo, terrenal”

Piqui sostiene que “naciò de un programa de radio” que “renaciò en forma de libro”.

Eso dicen ellos. Yo me permito decir otra cosa. “Alma de Potrero” no es un libro, son dos vidas narradas, sesgadas por el fútbol, tamizadas por el fútbol, desgarradas por el fútbol. Y si reemplazaramos la palabra fútbol en la ùltima frase, por la palabra “dolor”, tambièn eso serìa.

“Alma de Potrero” es catarsis y explicación, es docencia y posicionamiento polìtico, es ideología progresista y anècdota risueña, es amor por contar y pasiòn por la vida, es construcciòn de un mundo mejor con forma de pelota, es tiro libre a la desesperanza, es penal bien cobrado al golpe bajo, es tiempo de alargue al final de la historia, es offside a la mediocridad, es corner desde la izquierda, es gambeta a la tristeza y “caño” para la alegrìa, es camiseta transpirada de “familia”, es Tres Lomas hecho cuento, es la vida en 90 minutos, es amor por todos los seres queridos y por la profesiòn que desarrollan.

Con ilustraciones de Daniel “Cabezón” Caballero , conducción de Mario “Pata” Barrio y mùsica del muy buen dùo Sabater-Borges, la presentaciòn de “Alma de Potrero” fue un grato momento donde las làgrimas contenidas de los expositores, evocaron el dolor que los marcò, pero al mismo tiempo, tuvieron la fuerza, de convocar a la vida desde el “toque corto” para seguir adelante.

Todos los allì presentes lo vivimos con intensidad, traspasados por un sentimiento indisimulable, la emoción compartida, los cuentos leìdos “in situ” y los por leer en estos dìas.

Muy bueno muchachos. ¿Cuàndo nos dan revancha?

Cuentos de Piqui: Rutinas, El Penal, El sueño de Pablito, La muerte del ìdolo, Los vi.Lo vi, Buena Madera, Tipos, Las convicciones, El uno y el otro, Tàcticas, Vaya y Juegue, Un estilo, Un picado con Marìa, Ilusiòn, Como chico con zapatillas nuevas.

Cuentos de Tula: El Vestuario, Las ideologías siguen vivas, Morir con la de uno, Por un pelo, Tocar el cielo con las manos, Conectados, Tendria que haber sido cirujano, Cuestion de Principios, La fiera, Defender la alegria, De Boca…por un rato, Eterno Noviazgo, Almas gemelas, La revancha, Futbol por la paz…y por las minas, Futbol e industria cultural, Lo mejor fue el fútbol.

2 comentarios:

Caco dijo...

Grillo: tu nota despierta aún más mi interés por tener el libro en mis manos. Hacele llegar mis felicitaciones a Piqui y a Cristian, apenas esté por Tres Lomas trataré de hacerme de un ejemplar.
Me quedo con la espectativa de poder recorrer Tres Lomas, sus historias, mis recuerdos, como pude hacerlo mientras leía "Cañón Krupp".
Un abrazo
Caco

David Alcalá - davidalcala@argentina.com dijo...

Quiero hacerles llegar a través de este medio mis Felicitaciones a Cristian y a Piqui por la presentación de este libro, que seguramente le va a traer mas de una alegría, y por supuesto cuando este por Tres Lomas lo leere.
Nuevamente Felicidades. Saludos!