viernes, 26 de diciembre de 2008

MONSANTO


La filosofa y sociologa Argentina Maristella Svampa publicò hace poco tiempo un libro titulado “Cambio de Epoca”. En su capìtulo 12, llamado “Entre las cacerolas y la sojizaciòn: dias extraños”, prácticamente en el final, hace referencia a otro libro editado en Francia, cuya autora es una conocida periodista: Marie Monique Robìn.
El libro de Robìn tiene el provocativo nombre de “EL MUNDO SEGÚN MONSANTO” donde realiza una investigación profunda acerca de esta multinacional de los agroquìmicos y a quien pertenece nada mas y nada menos que el 90 % de los productos orgànicos que tienen modificaciòn genètica, entre ellos la soja transgènica, la misma que se siembra en nuestros pagos treslomenses.
Svampa toma un pàrrafo del libro de Monsanto que ahora comparto con Uds:

“…el PCB, que sirve de lìquido refrigerante y lubrificante y cuya nocividad es devastadora para la salud humana y la cadena alimentaria, prohibido luego de constatar la contaminación masiva; la dioxina, de la cual bastan solamente pocos gramos para envenenar a toda una ciudad, y cuya fabricación tambièn serà prohibida, desarrollada a partir de un herbicida de la firma que serà la base del tristemente cèlebre Agente Naranja, el desfoliante arrojado sobre las selvas y las aldeas vietnamitas (lo que permitirà a Monsanto obtener en el Pentàgono el contrato mas grande de su historia); las hormonas de crecimiento lechero y bovino-primer banco de ensayo de los organismos genèticamente modificados-cuyo objetivo es hacer producir al animal màs allà de sus capacidades naturales, màs allà de las consecuencias demostradas sobre la salud humana; el herbicida Roundup, presentado como biodegradable y favorable al ambiente, afirmación contradicha por las decisiones de la justicia en los Estados Unidos y Europa…”

Pues bien, este planteo de Robin, recreado por la Argentina Svampa, tambièn nos habla de lo que està pasando entre nosotros. ¿O no es Roundup, la marca comercial de Monsanto, que vemos todos los dìas en nuestros comercios del rubro, en los galpones de las chacras o al pie de la fumigadora? ¿O no es el glifosato, la droga base de esa marca comercial, el que todos los dìas no solo envenena tierra y ambiente, sino tambièn destruye la salud de quienes lo manipulan? ¿O no es èste el agroquimico que junto a la semilla transgènica y la siembra directa, forma parte de la “trilogía exitosa del campo argentino”?


Y finalmente: ¿Cuàl serà el precio que se harà pagar a la tierra, a los trabajadores y a las comunidades vecinas, para obtener algunos quintales mas por hectárea?


Creo que mas allà de algunas excepciones, èste tema, fue uno de los mas descuidados y menos debatidos en el conflicto de la resoluciòn 125. Los medios de comunicación no lo tomaron como tal, y en especial la “radio que escucha el campo Argentino” (Continental) no le dedicò “aire” a la temàtica. Pero cuando uno escucha la carga publicitaria de esa radio y del multimedio del que forma parte, logra entender ese silencio. Mario Mactas serà la explicación mas contundente. Su voz de galàn maduro y seductor, nos habla positiva y engoladamente de este paquete tecnològico que tiene al Roundap como una de sus patas. Nada que agregar…


¿Y nuestras radios de pueblo? ¿Dicen algo del tema? ¿O al menos lo conocen?.
Realmente no se dice nada , como tampoco forma parte de las agendas de los gobiernos provinciales y municipales que sufren ahora y sufriràn en el futuro las consecuencias directas de este agroquìmico.
El endiosamiento agrícola y la deidad sojera, han sido mas fuertes, muchisimo mas fuertes, que cualquier conciencia crìtica que se anime con el tema. Yo no serè la excepción…pero no me importa.

2 comentarios:

Mario dijo...

Hola Grillo, es la primera vez que me detengo a escribir, aunque soy asiduo lector de este espacio, por el cual te felicito. Ojala cada uno de tus escritos sirva para abrir un poquito los ojos de algunos treslomenses.
En cuanto a esta nota, queda en claro la ausencia de protección que tenemos por parte de nuestros gobernantes (nacionales, provinciales y municipales), que siguen permitiendo el uso de estos agroquímicos y demás venenos, que es sabido, no solo arruinan la tierra sino que son causales de enfermedades de piel, respiratorias, oncológicas, entre otras.
Ahora pregunto, solo por curiosidad: si por unos puntos en las retenciones, el sector agrario saco a relucir sus dientes, dejando en evidencia su avaricia y falta de solidaridad, violó la Constitución, produjo desabastecimiento, y por arrastre un inevitable de aumento de precios y demás...
¿Qué pasaría si alguna autoridad osara limitar o prohibir el uso de estos productos?

Iñaki dijo...

Hola Grillo. muy bueno el artículo. Casi no hay lugares PARA PENSAR ESTAS COSAS EN REALIDAD. No es una cuestión de los medios solamente.Todas estas cosas están tan metidas en nuestras vidas cotidianas q no las vemos. Digamos, cual es el motivo de todo este apartao productivo?? para que todo esto? Para sostener una vida sedentaria en la ciudad.Es necesario producir mas para baastecer a la metrópoli. esta cosa de someter a la naturaleza para q rinda mas, hormonas a los animales para q rindan mas, comiendo raciones calculadas, alimentos artificiales y nocivos......... igual q nosotros!!. En ese giro extraño de separarnos a nosotros de la naturalez para dominarla, nos imponemos a nosotros lo mismo q a la natualeza, como no ppodía ser de otra manera. O sea una carera loca y sin sentido hacia......... donde? nosotros no vivimos mejor. nos pasamos el día comiendonos la croqueta para "hacer la vida mas comoda" y la vida es cada vez mas estresante, todos los "avances científicos" han sido realizados en este sentido. Ese es el último objetivo de la ciencia moderna, del conocimeinto moderno, y paradójicamente no nos está dando una vida mas tranquila y cómoda. mientras haya una pantalla diciendo q todo es fantástico, y camionetas 4x4 y lujos estúpidos (e innecesarios), parece ser q no tenemos mucho drama en seguir comiendo mierda. mientras tanto el ecosistema se va al carajo y el margen se achica. Pero nuestros chacareros se preocupan por su retensiones sojeras. Eso es lo q vuelve loco: a nadie le importa en el fondo, no solo a los medios. es muy pocoa la gente q se hace estos planteos y se propone una vida distinta en la medida de sus posibilidades.
bueno, el tema da para largo y algo desesperante.
ansío mas comentarios
saludos