domingo, 29 de noviembre de 2009

EVO: LA HONESTIDAD COMO BASE













Daniel Filmuls, ex Ministro de Educación de la Nación y actual Senador Nacional, realizó una serie de entrevistas a presidentes Latinoamericanos, que se están proyectando actualmente para el canal “Encuentro”.
Realmente todas ellas imperdibles, porque este tiempo nuevo que vive América Latina se corporiza en estos nuevos líderes y sus palabras en forma de respuestas lúcidas y comprometidas, permiten entender el momento de riqueza política y tensión idelógica que vive la región.

Este domingo en horas de la noche, pude ver la realizada a Evo Morales, este sindicalista perteneciente a uno de los pueblos nativos de la América Cobriza, actual presidente de Bolivia.
Me llamó la atención esta respuesta, no sólo por la forma simple con que la expresa, sino por que me resulta muy creíble. Un hombre de la tierra , defensor de los derechos de sus hermanos siempre explotados y de su cultura ancestral, hablando simplemente de HONESTIDAD.

La nota transitó por todas las sendas posibles: la pobreza, la discriminación, la esclavitud, la brecha entre ricos y pobres, la fuerza de la unidad, las hojas de coca y su defensa, el recurso no renovable del gas, etc. Y ante estos temas tan densos, no imaginé que la honestidad ocuparía un espacio sustancial en la entrevista , pero cuando lo escuché a Evo, comprendí que lo construido por este primer presidente Aymará , solo pudo ser posible si ese “valor” fue la base de su accionar político.

Dijo ante una pregunta de Filmus:

Yo he llegado a ser presidente gracias a la honestidad. Yo vengo del campo sindical y desde allí conocí a muchos presidentes, ví pasar a muchos presidentes y a muchos ministros. Y muchas veces fui tentado por la corrupción, a través de coimas, prebendas, distintas propuestas, directas e indirectas, a veces traídas por los sacerdotes de la Iglesia, incluso para que fuera a la universidad, con becas tentadoras. Pero gracias a Dios, me salvé de esa tentación”.
Solo así, con la solidez de esta convicción personal se puede avanzar en un proyecto común que haga de la honestidad una de sus banderas, pero al ser un proyecto "colectivo", la honestidad, necesariamente se volcará hacia el pueblo, como ejemplo dirigencial y como bandera de lucha para reivindicar los recursos naturales, el medio ambiente sustentable y la autonomía del hermano pueblo Boliviano.