domingo, 15 de noviembre de 2009

POR GERARDO FERNANDEZ: www.tirandoalmedio.blogspot.com









Comparto con ustedes una nota publicada en el blog de un treslomense: Gerardo Fernández. Como siempre un muy buen análisis acerca de como reflejan la cuestión política los principales medios nacionales. Es esas notas que al decir de Martín Fierro "aclaran el pensamiento". Por lo menos el mío.

La nota dice así:





EL GOBIERNO QUE "SE CAE" Y EL VOLUNTARISMO POLITICO DE LOS EDITORIALISTAS DOMINICALES


El voluntarismo político del establishment de opinólogos mediáticos está expuesto como pocas veces en la historia argentina para que usted lo vea, lo lea y lo escuche por sus propios medios.Una sola novedad encontramos en el repaso de los análisis de coyuntura dominicales y es la idea de que el gobierno “se cae”, que está atravesando los últimos días de vida.
Una rara fiebre causada sin duda por la repulsión a un gobierno que sigue dando muestras de una vitalidad asombrosa arrastra a los escribas de Clarín y La Nación a imaginar que el gobierno es un enfermo terminal rodeado de un cuerpo médico que está pronto a disponer la administración de morfina para que el deceso sea indoloro.
Informaciones viejas y noticias refritadas son presentadas como datos nuevos, generados en la última semana, como frentes de batalla postreros de una administración que, a juzgar por estas plumas, ya no sabe con quién pelearse para no ver su propia decadencia.Lo único nuevo en estos textos dominicales es la idea de que el gobierno se cae solito. Esto es lo único novedoso, la idea de que no hay un gobierno asediado por factores externos sino por sus propios errores.
Pero huelgan los motivos convincentes y las razones de peso.
Se está cayendo, según el dispositivo mediático, un gobierno que capeó como pocos el peor temporal de las últimas décadas y que a su paso dejó chorreras de despedidos y empobrecidos en el corazón mismo del capitalismo desarrollado. Acá las consecuencias fueron muchísimo menores, incluso que las que arrojaron en su momento el tequila y los sacudones financieros de los últimos 15 años.
Pero el gobierno que gestionó exitosamente acolchonando la economía se cae.
Se cae el gobierno que acaba de lanzar el plan de asistencia económica a los pobres más imponente de la región.
Se cae el gobierno que sigue mostrando números ejemplares, muchísimo mejores y sólidos que los de todos los gobiernos democráticos surgidos desde 1983 a la fecha.
Se cae el gobierno que está siendo beneficiado por un nuevo “vientito de cola” y que será beneficiado por una cosecha monumental.
¿Se puede entender algo entonces?¿Tiene usted el gusto y la paciencia, querido lector, de explicarme cómo un gobierno con todos los flancos cubiertos y expectativas económicas tan favorables se está cayendo?
Debe ser al revés. Debe ser que están en llamas porque saben que se viene una cosecha de aquellas, porque saben del efecto que tendrán los 180 mangos por pibe, debe ser porque saben que el kirchnerismo va a realizar buenas inversiones políticas de estos dividendos y por eso quieren rajarlo por todos lo medios y sea como sea.
Pensar que el gobierno está en apuros por que Susana, Marcelo y Mirtha están repitiendo lo que vienen jetoneando hace años es revelador de un estado febril y voluntarismo político avanzado. Nadie en el país se desayuna ahora de la matriz ideológica de estas figuras y de su pensamiento profundamente reaccionario. ¿O no fue la mismísma Legrand la que le espetó a Cristina y Néstor, allá por el 2003 el famoso “¿Se viene el zurdaje?”
Sucede sin duda que los escribas hacen también una lectura simple del impacto real de los espasmos de estos famosos en la gente. Los 180 pesos por pibe llegaran de verdad a la base mientras que la posibilidad de ganar cinco lucas con Susana es remota y el hecho de ver minitas cada vez con menos ropa en el programa de Tinelli no implica que mucho semental argento crea por eso que el flaco de Bolivar lo representa…
Los desespera saber que los radicales están con un internismo feroz; los angustia el choque entre Llambías y Buzzi; los preocupan las desconfianzas crecientes de la familia del negro Cáceres respecto a su novia; los atormentan que en el poroteo fino, parece que Solá no junta tantos diputados disidentes como se quiere hacer creer.Los raya que el frente opositor está hecho trizas y que esa endebles objetiva fortalece ¡y cómo! al oficialismo. Pero lo que más los enferma es constatar que no sólo cada vez venden menos ejemplares sino que la caída en efectividad de sus titulares, cada vez más desopilantes, es casi vertical.

Felizmente la realidad nos enseña todos los días que los medios no tienen el poder que se les asignaba años atrás y esto es lo que los termina de desequilibrar. Los escribas viven un microclima infectado y por ende operan en consecuencia. Cualquier puntero llega a ellos con mil y un chisme que se los vende – y cobra - como posta posta y ellos compran, compran y pagan gustosos. Luego teclean largos epílogos y se pelean entre ellos por anticipar la necrológica sin caer en la cuenta de que deberían ponerse a pensar si los que están en problemas, en realidad, no son ellos mismos.