lunes, 7 de diciembre de 2009

NESTOR ALVAREZ: LA IMPORTANCIA DEL SIMBOLO












Decía la carta, fechada en Tres Lomas y dirigida al gobernador de la Provincia de Buenos Aires del segundo Gobierno Peronista : “La Comisión Directiva del “ Club Deportivo 17 de Octubre” , se dirige respetuosamente a vuestra excelencia, para solicitarle quiera conceder audiencia en fecha que considere oportuna a dos integrantes de esta comisión. Nosotros auténticos hijos del agro, luchamos sin desmayos para que el deporte y la cultura brillen bien alto en esta zona agraria, que es a vuestro parecer una obra más del gobierno de nuestro líder el general Perón”


El club mencionado, se había fundado un 17 de Octubre de 1953, fecha emblemática para el Peronismo, honrando de esa manera al proceso de Colonización Agraria, que en la zona de Tres Lomas había permitido, que nada menos que 14.000 hectáreas de la estancia “La Grande del Sud”, se convirtieran en 71 lotes de aproximadamente 200 hectáreas cada uno, es decir, pasar del injusto sistema de Arriendo, a convertirse en propietarios prósperos de la tierra que trabajaban.


Esos colonos que habían creído en los discursos de Perón que sostenían: “La Tierra es del que la trabaja”, con alegría escogieron ese nombre y sin empachos hablaban de ese líder como propio. La carta es una clara muestra de ese posicionamiento político.
Después llegó el golpe de estado de Setiembre de 1955 y poco más tarde, el 3 de Octubre de ese año, el Comisario local, por orden directa el Ministerio del Interior, elevaba otra carta, esta vez, dirigida presidente del club. Decía así: “Muy señor mío: Cúmpleme dirigirme a usted, llevando a su conocimiento que por así haberlo dispuesto la superioridad deberá esa institución cambiar el nombre de dicho club.”


Este acontecimiento, movilizó a toda la Colonia, en pequeñas y grandes reuniones fueron trazando la estrategia, hasta que finalmente le amputaron el "de octubre" y quedó "Club Deportivo 17" hasta el día de hoy. Fue la forma de resistir el embate de la dictadura civico-militar encabezada por los sectores mas retardatarios y conservadores de la Argentina: allí estaban por supuesto los estancieros que jamás perdonaron la política de Colonización Agraria, ni el Estatuto del Peón, ni la existencia del IAPI como órgano de un estado atento a otro modelo de país.


Estaban todos los que tenían que estar y algunos otros "extraviados" : la Iglesia mas rancia, los empresarios que despotricaban con las conquista sociales obtenidas por los trabajadores y también estaba un sector importante de la izquierda tradicional, aquella que siguiendo directivas soviéticas, creía ver en Perón a un Nazi criollo.


Allí estaban, prohibiendo nombres simbólicos, arrastrando bustos y monumentos, cambiando el nombre a provincias (La Pampa se llamaba Eva Perón y Chaco se llamaba Juan Domingo Perón). Allí estaba la máquina de perseguir a los militantes, estaba gestándose “Operación Masacre” sin que todavía fuera escrito, estaba en los genes de los revanchistas. Allí estaba la proscripción del Peronismo, su hermosa marcha prohibida, sus símbolos y sus nombres, que no eran otra cosa que la superestructura de cambios que ese Movimiento Nacional, había gestado en la base misma de la patria.


“El subsuelo de la patria sublevado” pasó a ser con el Peronismo, “el suelo” de la patria reconocido y puesto de pié. Buena parte de la izquierda no lo vió. O creyó que “no era para tanto”, que “habría tiempo”. Se equivocaron. Era allí donde la lucha los precisaba, como los precisó Yrigoyen con sus “causa” y contra el “régimen”. No estuvieron.



Por eso me alegra mucho escuchar a dirigentes regionales reivindicando estas cuestiones.
Sucedió en la vecina ciudad de Casbas (perteneciente a la Sexta Sección Electoral) cuando el Jueves 3 de Diciembre se inauguró un busto de Eva Perón, con presencia de mucho público y de una importante cantidad de dirigentes provinciales y nacionales.


En la ocasión el presidente del Partido Justicialista de Guaminí, Sr Néstor Alvarez, explicó que el único busto que había de Eva Duarte en la historia del mas que centenario distrito, fue destruido luego de la Revolución “Libertadora” en la localidad cabecera del distrito.


La Vicepresidenta del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, Cristina Alvarez Rodríguez (actual Ministra de Infraestructura), sobrina nieta de Eva Duarte, vió como ante sus ojos, la historia simbólica se reconstruye tras años de espera.



Quizás hoy, en presencia de otro intento nacional y popular, debamos convertir ese convencimiento para reivindicar la justicia social y sus grandes precursores, en militancia presente para defender lo hasta ahora conseguido.
Sin olvidos, concientes de que quienes fueron capaces de prohibir el nombre de un Club, una provincia, una marcha, una fotografía o un busto, sin dudarlo frenarían de cuajo el actual proyecto, porque molestan los 2 millones de jubilados nuevos, los 5 millones de chicos que se benefician con los $180 por mes, la lucha contra el desempleo, la democratización de los medios, la política de derechos humanos, y tantas reivindicaciones mas .



Dirán que “exageramos” o que “no es para tanto”, pero la historia que es la mejor maestra se empeña con las lecciones, aunque a veces, los Argentinos, no seamos los mejores alumnos.