domingo, 31 de enero de 2010

MARIO DONARI: "EL TIEMPO SOLO DESTRUYE LO QUE SE OLVIDA"






















Ayer 30 de Enero falleció Mario Donari, hijo de Mariano y de Elsa, hermano de Hugo, Omar, Elsita y Liliana, padre de Pablo y Laura , esposo de Ana Maria.
Murió un militante del campo popular, un hombre alegre, un luchador que no dejó de divertirse, un divertido que no dejó de comprometerse. Fue leal a sí mismo, a su inteligencia filosa e intransigente y a su creatividad explosiva.



En el cementerio, su hermana Elsita pronunció unas palabras que lo despidieron con fuerza y audacia, de la misma forma que él encaró su vida: fresco y potente.
En el final, cantó una estrofa de una hermosa canción, la misma que Mario “le daba el tono” para interpretarla, guitarra él, voz y carisma ella. Piel de gallina sentí.



Yo lo quiero recordar, “enfocando” caprichosamente una de sus actividades, donde pronunció públicamente su palabra entre nosotros.
El Movimiento Independiente por los Derechos Humanos, inauguraba el monumento a los dos desaparecidos treslomenses en el 2006, a 30 años del Terrorismo de Estado que posibilitó la entrega económica con la desaparición de otros 30.000 comprometidos.
Mario Donari había ideado el monumento que en forma de maqueta, circuló entre los militantes del movimiento y luego se construyó.



Ese día, con una marcha importante, en la Plaza de los Artesanos y de la “Memoria”, Mario dijo lo siguiente:

No me gusta explicar los monumentos, los monumentos son cosas que por ahí nos trascienden, porque son de materia que no se degrada o tarda mas en degradarse. Y otra cosa quiero decir, hace unos días, una publicidad en televisión mostraba con otro destino, que el tiempo todo lo destruía y yo sentía tristeza, porque sinceramente no creía eso y hoy refuerzo esa idea. El tiempo solo destruye lo que se olvida, lo que no olvidamos va a estar para siempre”.

Fue el primer arquitecto treslomense y fue el creador del monumento, por profesión y militancia lo diseñó con un mensaje claro. Quise recordarlo así, con esa obra y esas palabras, porque al expresarse-en piedra o verbo- lejos de hablar un “técnico”, lo hizo un humanista militante.


Chau Mario, mezcla de primo-tío que sentía al verte. Como decían los Griegos: "Buena travesía", el barquero irá donde quieras ir.

5 comentarios:

Gerardo Fernández dijo...

Mario fue uno de mis referentes, Griyo, creo que nunca te lo comenté. Mi relación con nunca fue a fondo, pero siempre tuve respecto a él un respeto antes que nada intelectual.
La vida de los adolescentes treslomences que teníamos alguna información de que "algo pasaba" en el país en esa segunda parte de las década del setenta estuvo muy marcada por algunos amigos o conocidos mayores de los que aprendímos cosas, aprendimos de música y de ideas.
En mi caso guardo un recuerdo hermoso de Eduardo Falcón y en segundo lugar aparece Mario. Mario como tipo que "había estado en La Plata"; Mario como tipo que sabía de música (un disco mío elogiado por Mario lo transformaba en una joya) Mario como un emprendedor y también como un sacado. Mario cantando "samba de mi tierra" en una guitarreada en Sirucho's un jueves de enero de 1977. Mario timbeándose la vida en el Club Progreso (Creo que no había muchas cosas para hacer en esos tiempos de horror y siempre sospeché que en la timba ponía su opresión y su conciencia de todo lo que estaba ocurriendo en el país)
Un abrazo a Ana y los chicos, a Liliana, a Elsita.
Es una mañana hermosa en Costa del Este, empecé mis vacaciones escuchando a Stevie Wonder y ahora se me nubla un poco el alma.
Pero el sol volverá a salir porque no le queda otra y nosotros seguiremos viviendo, preferentemente al palo.
Como Mario.

Susana Cavallero dijo...

Hasta siempre Mario, por supuesto que vamos a extrañar tu presencia pero siempre vas a estar, porque como vos dijiste, " El tiempo solo destruye lo que se olvida" y a vos imposible olvidarte. Un abrazo fuerte a su flia.
Grillo: muy bueno a ver extraído, esa parte, de lo que Mario expresó aquel 24|03|06.

Diana dijo...

Muy hermoso tu homenaje.
Sabias palabras del olvido y el tiempo...
Un beso

Gerardo Fernández dijo...

Te envié un comentario sobre Mario y no salió ¿No te llegó?
Por las dudas acá va de nuevo.

No sé si te conté alguna vez, Griyo, que Mario fue uno de mis referentes. Pasar la adolescencia en el Tres Lomas de la década del setenta, saber que "algo psasaba" me ligaba automáticamente a tipos como Mario y Eduardo Falcón.
En el caso de Mario, su pasado en La Plata, su amistad con los integrantes de Opus 4 y su gesto, ese gesto que decía cosas, que comunicaba dolores ocultos, ceretzas calladas, siempre me atrajo.
Lo recuerdo como un degustador de música fina (un disco mío elogiado por él se transfromaba en joya) Lo recuerdo en alguna noche perdida en Sirucho's, de guitarreada a las 5 de la mañana cantando como los dioses "Samba de mi tierra" del inmortal Dorival Caymmi. Lo recuerdo timbeando en Progreso (siempre sospeché que en el juego ahogaba su opresión, que ahí gritaba todo lo que sabía que no se podía decir)
Sin ser su amigo, sólo un conocido incluso no tan cercano, lo admiré mucho. Por eso esta tristeza que me embarga.
Saludos para Ana y sus hijos.

LA dijo...

Gracias, infinitas gracias por tus palabras hacia el viejo!
Te mando un fuerte abrazo y beso
Laura Donari