sábado, 16 de enero de 2010

PATRONELLI, EL CAMION RUSO Y EL GENDARME














Tierra, calor y muchos espectadores que soportaban todo para ver a los pilotos. El Dakar pasó nuevamente cerca de Tres Lomas.
Camiones, autos, motos y cuatriciclos y la historia escrita en estos pocos días que dura la competencia, la que ya no se corre en Europa porque está prohibida y elige para hacerlo esta parte del mundo, donde permitimos todo, aunque esté comprobado el daño ecológico en las zonas desérticas (las preferidas de los pilotos para mostrar sus dotes al volante).



Por aquí pasaron en la madrugada de hoy y hasta aproximadamente las 16 horas.
Fotografos europeos con máquinas que hacían palidecer a las humildes del diario “La Opinión”, ni que hablar de la camarita del semanario del pueblo.
Los Holandeses de sonrisa fácil para todos los Argentinos y una sensación de “Aminowana” cuando miraban (textual de quien me lo contó)
Un vehículo con antena para Internet, saca las fotos y filman, se conectan con el satélite y al toque en su destino Europeo.
Los fotografos nuestros tardarán mas que ellos en publicar lo fotografiado.



Y allí, en el medio de la nube de polvo, confundido entre los camiones rusos que puntean el recorrido, con ropa raída y una enorme panza cervecera, un gendarme Argentino, cuidando que los espectadores de la competencia, toda gente del lugar, no avancen sobre el camino por donde pasan los corredores del Dakar criollo, cuidando que el accidente no se produzca, no por la gente (esos que se jodan, pienso que piensan), sino porque cada muerte significará una cifra importante para la organización.
El gendarme cuida y al mismo tiempo se exhibe. Me dio lástima el relato. Nos muestra tan “bananeros”.



Eso sí, Marcos Patronelli (el Argentino que amagó con irse del Dakar si era sancionado y hoy lo lidera junto a su hermano) saludó con la mano a los presentes. Bello gesto desde el cuatriciclo.
Patronelli: Mezcla de “Patrón” con “Tinelli”.
¡Que quieren¡. No me banco el Dakar, aunque gane un Argentino. ¿Se nota mucho?