martes, 9 de marzo de 2010

"HOLLYVOOD NO SUELE PREMIAR PORONGAS"

Comparto una nota aparecida en un blog amigo( http://www.verboamerica.blogspot.com/) que realiza un análisis muy focalizado acerca de la película “El secreto de sus ojos”, recientemente ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en tierras yanquis.
La publico ahora, porque tal como subtitula el blog del que “tomo prestado”: “Las lecturas políticas dan para todos los gustos”.

Dice así:

1 -" Todos los personajes suponen que el asesino está en el conurbano y no conciben que viviera en la pura ciudad de Buenos Aires. El viudo (Pablo Raggo) se pasa sus días en Once, Constitución y Retiro buscándolo y dice "si estuviera escondido en Buenos Aires ya lo habrían encontrado".
Pues bien: a varios amigos de este blog que viven en los suburbios les cayeron mal las sospechas del viudo porque se parecen bastante a los prejuicios que existen en la realidad.



2 - La pintura de un peronismo bipolar que hasta incluye en "violín" en el Ministerio de Acción Social suele usado por aquellos que quieren justificar el desenlace dictatorial o argumentar el peronismo comenzó el terrorismo de Estado.


3 - Irene Menéndez Hastings (Soledad Villamil) se asusta de lo que puede ocurrir a Benjamín Expósito en manos de las AAA y lo manda "un feudo" -según sus palabras- en el norte, donde su tío ejerce cierta influencia.
Pero la misma Hastings no se asusta de lo que vino después: además siguió estando en la justicia durante la dictadura y logró ascender en los años posteriores.
No sabemos nada de su vida actual más allá de un aburrido matrimonio, pero puede imaginársela hoy combatiendo a esta “otra yegua” y a los DNU para que no se usen las reservas para pagar la deuda.

Las lecturas políticas dan para todos los gustos:

A - Algunos ubicados a la derecha del dial (el periodista Paulino Rodríguez) aplaudieron a la película proponer la justicia por mano propia: cosa que no me parece; comparado con cualquier policial yanki o Bastardos sin gloria, es una niñería.

B - Algunos ubicados en el cuadrante progresista (Crítica o El Amante) putearon a la película por la escena donde Darín y Villamil le sacan al violador una declaración de forma ilegal: cosa que no me parece; comparado con cualquier policial yanki o Bastardos sin gloria, es otra niñería.

C - Evidentemente, el argumento –polisemia mediante– es lo suficientemente efectivo para movilizar a aquellos que creen ver en esa historia a una "cárcel del pueblo" como aquellos que creen encontrar un guiño a la mano dura.

Por último -desde lo personal- quiero decir que:

1 - De Campanella no me suele gustar la moralina “progre de estilo revista 23”, pero si su espíritu popular, coloquial, masivo. Lo mismo vale para el coguionista, Eduardo Sacheri, que vive en Morón (lo imagino simpatizando con Sabbatella), pero sus cuentos destilan barrio. Y esa voluntad popular de ambos es valorable.

2 - Que la secuencia sobre Racing, la presentación de escenarios comunes y el espíritu argentino de los personajes me emocionó tanto, que tuve que ver por segunda vez la película en DVD para encontrar estas críticas que aquí escribo

.3 – Que vi dos de las otras de las películas ternadas en la misma categoría y creo que El secreto de tus ojos tiene posibilidades, salvo por ese primer plano a los genitales del violín. Pero -según dicen-, Hollywood no suele premiar porongas"