sábado, 20 de marzo de 2010

¿"PASTEURIZAR LA DEMOCRACIA"?





El miércoles 17 de Marzo de 2010, escribí un post, titulado “EN LA CALLE, CODO A CODO…”, referido a Néstor y Cristina.
Al respecto recibí un comentario del Doctor José Luis Fité, que siempre ha firmado sus posiciones y a quien particularmente aprecio.
Dice lo siguiente



Estoy de acuerdo en que los k tengan honestidad intelectual y politica pero les falta honestidad moral, y cuando hablamos de moral hablamos de comportamiento, de etica y a este gobierno como a otros anteriores el tema de la corrupcion enquistada en sus funcionarios y en ellos mismos hace que desfallezcan de dichos valores...por eso creo que hay que pasteurizar la politica y terminar con esta generacion de politicos donde los intereses personales valen mas de los del pueblo a quien representan, una nueva generacion politica debe arrebatarle el poder a esta. Querer opinar en forma positiva sobre algo o alguien que carece de moral y etica es una audacia que solo la ingenuidad lo explicaria...”


Cada lector podrá juzgar el comentario de acuerdo a sus propia mirada, de eso se trata este intercambio y José Luis lo hace desde la honestidad que le reconozco.


Pero eso no impide que yo pueda sorprenderme de alguna de las frases pronunciadas y también honestamente pueda disentir.


Dice José: “…por eso hay creo que hay que pasteurizar la política y terminar con esta generación de políticos donde los intereses personales valen mas que los del pueblo a quien representan, una nueva generación política debe arrebatarle el poder a esta. Querer opinan en forma positiva sobre algo o alguien que carece de moral y ética es una audacia que solo la ingenuidad lo explicaría”



Hay varias cuestiones en la afirmación precedente que no quiero dejar pasar.
En principio
la idea de “PASTEURIZACION DE LA POLITICA”.


La pasteurización consiste en un proceso aplicado a determinados alimentos, con la intención de que reducir los agentes patógenos que éste pueda contener: protozoos, levaduras, mohos, bacterias. Es un proceso de calentamiento, inventado por Louis Pasteur para esterilizar los alimentos, luego se enfrian y se sellan herméticamente con fines de seguridad alimentaria. Un proceso mas avanzado sería el de la “esterilización”, pero por suerte José Luis no dijo nada acerca de él. Por otra parte, el mismo proceso de pasteurización hoy está siendo criticado por múltiples organizaciones ecologistas y de consumidores, sobre la base de que se pierden vitaminas y los alimentos carecen del sabor y calidad previo. ¿No le pasaría lo mismo a la política José? ¿No se convertirá en algo "inoloro", "insaboro"y también inútil?
¿Es esto lo que se quiere de la política? ¿Sería correcto pensarla en estos términos?. Creo que es propio de los regímenes burocrático-autoritarios, es decir, una serie de “técnicos purificados”, ocupandose de la cosa pública, “esterilizados” y “puros”, “objetivos” e “incontaminados” . ¿Te suena todo esto? ¿No lo vivimos ya?


En segundo lugar, la idea no tan “pasteurizada” de “ARREBATAR EL PODER”. No José Luis, el poder no se “arrebata", el poder se disputa democráticamente , el poder se construye. Este tema ha sido muy caro a la vida política Argentina, con golpes de estados frecuentes, el primero en 1930, el último en 1976 con el Terrorismo de Estado, precisamente reprimiendo y desapareciendo a los “no pasteurizados” de esa época.



En tercer lugar la idea de que “CREER EN ESTE GOBIERNO ES INGENUO”. ¿Cómo se construye un país sin confiar? ¿Desde donde le hablaremos a nuestros hijos y a estas “jóvenes generaciones” que José Luis nombra, si no volvemos a creer?. Estoy de acuerdo con que existen aún hoy “nichos” de corrupción (¿Acaso los 90 no dejaron sus huella?), pero también soy conciente que solo la pasión, la voluntad, la creencia en nuestros esfuerzos, la confianza militante, constituyen la única manera de encarar con éxito el país donde las mayorías sean felices.


No es que la ingenuidad no exista, pero la veo mas enquistada en aquellos que creen en el purismo abstracto, que siempre termina materializandose en “el cambio total”, en el “que se vayan todosy ya sabemos que esa es la forma “ingenua” de garantizar que nada cambie. Al contrario José, que se QUEDEN TODOS, que se discuta, incluso de la corrupción que señalás, que todos presenten sus proyectos de país, que convenzan a la gente, que generen militancia, que se hagan cargo de sus discursos, que se sepa que intereses representa cada uno. Sólo esa es la manera, todo lo demás no solo es INGENUO, sino inconducente para una democracia que no necesita ser PASTEURIZADA, cual proceso químico, sino recreada con la tolerancia y el respeto por las mayorías.


5 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

excelente análisis de la política, herramienta de transformación y justicia...
Con respecto a la pasteurización, si hiciéramos política sin humanos, seguro no habría problemas morales, je...
abrazo

Néstor Dulce dijo...

Compañero:
Lo invito a dar su opinión sobre:
¿se puede hacer humor con las torturas?
Ver la nota:
"La comedia candidata al premio Pinocho: la jueza Sarmiento y su pobre angelito"

Juan B. dijo...

Vos y Fité siempre dan a conocer su identidad y esa es una forma muy sana de dar a conocer las opiniones. Cada día me banco menos a los anónimos. Los felicito a los dos, por debatir con altura y solvencia.

El niño dijo...

Yo usaría sin ningún temor la palabra esterilización para los montoneros como los Kirchner. Que no nazcan más y que dejen a los que saben gobernar sin odios.

Norberto Rechach dijo...

Que paradoja identificarse como El niño pidiendo el retorno de quienes supieron gobernar sin odios, cuando vemos que la opción a la actual administración, son quienes defienden a aquellos que cuando ejercieron el gobierno se robaron precisamente a más de 500 NIÑOS haciéndoles perder su identidad, asesinaron, bajaron sueldos y jubilaciones, reprimieron, intervinieron sindicatos, organizaciones sociales. Es interesante saber que se siembra odio con la asignación universal por hijo a millones de NIÑOS pertenecientes a las familias más humildes del país, con la incorporación de millones de jubilados al sistema, con la nueva ley de medios audiovisuales, con el aumento de presupuesto para la educación pública y salarios docentes, plena vigencia de convenios colectivos de trabajo, libertad de manifestarse y ocupar los espacios públicos sin reprimir, con crecimiento económico sostenido, plan federal de viviendas, defensa de los derechos humanos. Que otros lectores más informados me ayuden a emumerar este tipo de hechos que siembran odios.