sábado, 8 de mayo de 2010

A SIETE AÑOS: AUN IMPUNE
















Reproduzco el folleto que los Familiares de Horacio “Pocho” Farías, el movimiento juvenil “El Colectivo” y el Movimiento Independiente por los Derechos Humanos de Tres Lomas, repartieron en Tres Lomas.

Dice así:

“ A 7 AÑOS DE LA MUERTE DE POCHO FARIAS, EXIGIMOS: JUSTICIA PARA POCHO.

Sabado 8 de Mayo. Marchamos por el esclarecimiento.
Concentración: 17 hs frente a la casa de Pocho

Las circunstancias de la muerte de Pocho han abierto muchas inquietudes que la justicia aún no ha sabido despejar
Diferentes pericias, realizadas por distintos médicos, han arribado llamativamente a resultados muy dispares.

¿ASESINATO?

Las primeras pericias, realizadas en 2003, poco tiempo después de su muerte, indican que Pocho “fue sometido a torturas en vida”, y posteriormente asesinado. La Perito Médica que realizó la autopsia, Emma Virginia Creimer, agregó además que “el número de heridas es superior a cien” y que “están distribuidas por toda la superficie corporal”.
Así fue que la investigación avanzó en el sentido de encontrar a quienes habrían cometido el homicidio.

¿AUTOLESIONAMIENTO?

En 2007, cuatro años después del hecho, la causa da un giro inesperado. Se agregan nuevas pericias que hablan de “autolesionamiento”. Estas concluyen que las lesiones que presentaba el cuerpo fueron provocadas por la propia víctima en “el marco de un síndrome de abstinencia alucinatoria”. Esto fue determinado por el Perito Médico Jorge Tedeschi, quien manifestó que “Farías, empuñando el atizador y con el fin de ahuyentar los elementos de las alucinaciones, se aplicó el elemento con calor, provocándose las lesiones observadas en el cuerpo”.

CAUSA (NO) CERRADA

Basándose en estos últimos resultados, el entonces titular de la UFI Nº 5, Julio Rifai, archivó la causa.
El diario La Opinión de Trenque Lauquen, informaba que, después de cuatro años de investigación, “se cerró la causa Pocho Farías: no fue homicidio”. Pero esta no se había cerrado, se había arvhivado.

ESPERANZA

Con la llegada del nuevo fiscal general Roberto Rubio, la causa es desarchivada, y comienza a trabajarse nuevamente en la investigación. Este hecho abre nuevas esperanzas, y reaviva las fuerzas de quienes nunca han cesado en la lucha, en el reclamo de justicia.
Hoy, sabemos que la causa que investiga la muerte de “Pocho”, ha sido elevada a un área de la Procuración. Allí actúa un equipo de peritos forenses, con el fin de reveer todo lo hecho en materia de pericias y otras diligencias.

MARCHAS

Las marchas, que nunca han dejado de hacerse, son un noble gesto de compromiso yd e apoyo, hacia quienes luchan por conseguir justicia; son un acto de recordación y de construcción de memoria colectiva, de aquello que no debemos olvidar, y que debemos luchar por reparar.
Manifestarnos por las calles de nuestra comunidad es pedir justicia, es decirle a la justicia que no vamos a aceptar que la muerte de “Pocho” quede impune.
Cada uno de nosotros, colaboró y colabora, para que hoy se hayan incorporado nuevos testigos de suma importancia; para que aquellos que saben algo se sientan respaldados, y sepan que tienen garantizada la identidad reservada.

CADA UNO DE QUIENES ACOMPAÑEMOS EL RECLAMO DE JUSTICIA, SEREMOS CONSTRUCTORES DE ESA VERDAD QUE ESTAMOS BUSCANDO, DE ESA JUSTICIA QUE NECESITAMOS.

Mañana, escribiré acerca de cómo viví personalmente la marcha que se iniciaba a las 17,30 horas y finalizaba 1 hora después con el uso de la palabra de varios ciudadanos treslomenses. Hay varias cuestiones para analizar.