jueves, 24 de junio de 2010

ESLOVAQUIA...



















Soy nieto de Italianos, pero me gustó ver la clasificación de Eslovaquia a Octavos de final.

Esos países- Eslovenia y Eslovaquia- tantas veces confundidos, incluso recientemente por la misma FIFA, el primero surgido de la anterior Yugoslavia (1991) y el segundo de Checoslovaquia (1993), tienen entre sí muchas diferencias, pero a Occidente le ha costado siempre reconocer a “los otros”, por lo tanto, desde una mirada etnocéntrica y brutalmente simplificadora han sido "lo mismo"


Bueno, ahora ya no lo serán. La ignota Eslovaquia deja afuera del mundial por 3 a 2, al último campeón del mundo.


Primero fue "la Francia" la que volvió del continente al que tanto daño hizo con su colonialismo y ahora esta Italia del Primer Mundo, la península reconocida mundialmente, la que con su bota geográfica obtiene un plus histórico para ser visualizada como “única” e “inconfundible”, fue derrotada por un país nuevo, de contornos tan imprecisos y modificables, como los planteados después del final de la Guerra Fria en el este europeo.


Italia jugó mal y Eslovaquia lo hizo bien. Y además de lo estrictamente futbolístico, este resultado, ayudará en el futuro a superar el intento simplificador que en este caso “confunde” países; al igual que la orgullosa Europa lo hizo historicamente con “los indios”, “los negros africanos” y mas recientemente con “los sudacas”.