sábado, 17 de julio de 2010

"EL APLAUSO DE DIOS"



La Jueza de Paz de General Pico en la provincia de La Pampa se llama Marta Covella y pasó a la fama no por el desarrollo "laico" de su función, sino por esconder su verdadera esencia, por mostrar que durante todo este tiempo en que ejerció en su jurisdicción, no fueron las leyes la que la guiaron, sino la tortuosa, interpretable, atemporal y por lo tanto, en la mayoría de los casos inaplicable en las leyes de "palabra de Dios".

Ella sostuvo que "Dios no aprueba las cosas malas" y que por lo tanto no casará a parejas de un mismo sexo, dejando ese lugar para la jueza suplente, porque ella "no espera el aplauso de nadie, solo el aplauso de Dios".

"Que me acusen de lo que quieran. Dios me dice una cosa y yo la voy a obeder a rajatabla, aunque me cueste el puesto, y aunque me cueste la vida, porque primero está lo que Dios me dice" sostuvo la jueza inquisidora y explicó los porqué, todos alejados del derecho y por supuesto también de la construcción de una sociedad mas justa: "Me crié leyendo la Biblia y sé lo que Dios piensa. Dios ama a toda la gente, pero no aprueba las cosas malas que hace la gente. Y una relación entre homosexuales es una cosa mala delante de los ojos de Dios".

Esta jueza-Cristiana Evangélica- está a cargo del Juzgado de Paz único de esta importante ciudad del este de la Provincia de La Pampa y en la búsqueda de su "divino aplauso" dejará las tareas en manos de un juez suplente, dejando sus obligaciones de cumplimiento de la ley, escondidas tras la supuesta "verdad revelada para siempre" de una biblia, hasta el fondo de los tiempos, sin registrar ningún cambio. Ese pensamiento es el que quemó a hombres y mujeres por herejía y brujería y no reconoció los avances de la ciencia, excomulgando a sus mentores.

Las preguntas que se han formulado durante todos estos días en medios regionales y nacionales son varias, pero yo me hago las propias : ¿Habrá legislado durante todo este tiempo con la Biblia como norte? ¿Qué lugar tuvieron la Constitución Nacional, la Constitución de la Provincia de La Pampa, los diferentes Códigos y leyes? ¿Nunca se le habrá presentado una situación, donde su conciencia dudó entre aplicar lisa y llanamente la ley, o habrá buscado en las noches de celda y autoflagelación la respuesta a un fallo? ¿ Que habrá pesado más en su "conciencia" religiosa, los distintos derechos conquistados por la lucha de las comunidades a través del tiempo, o las "verdades eternas" reveladas de la biblia? ¿ Qué errores habrá cometido en sus funciones, camouflada en leyes y actuando de novicia?.

Que siga la jueza buscando el "aplauso de Dios", no hay nada de malo en eso desde el punto de vista personal, pero desde la política del estado, donde hay ciudadanos de todas las religiones y creencias, ateos y agnósticos, diríamos popularmente que su sueldo debiera pagarlo el "diezmo" o teniendo en cuenta su ética ciudadana, lisa y llanamente renunciar.
Allí sí tendrá el doble aplauso: "El de Dios" que tanto espera y el de los ciudadanos que no pueden esperar nada de ella como magistrado, como no sea mandarlos a rezar padrenuestros y rosarios o pronunciar como fallo: "Yo te absuelvo de tus pecados".