viernes, 21 de enero de 2011

BARRACCHIA: CARRILLO COMO EJEMPLO






En cada área de gobierno que uno busque, verá que el gobierno de Jorge Barracchia, ponía al estado municipal en el centro de la escena.


La salud fue trabajada al "estilo Carrillo" (el gran sanitarista del gobierno de Perón a quien Barracchia admiraba), generando un Hospital Municipal modelo que a las claras era el receptor de enfermos de toda la región.


Entendía Barracchia (Cirujano y Sanitarista también) que la salud no es solo "ausencia de enfermedad" y su fuerte era la prevención.


Con ese sentido creo en las "viejas Salas Sanitarias" los llamados Centros de Referencia Barrial y Salud Comunitaria, alejado de la gastada y aberrante forma del clientelismo político (que detestaba), allí se trabajaba con el problema de la gente y fundamentalmente con la organización barrial.


Esos Centros Barriales contaban con médico, odontólogo, psicólogo, obstetra, kineseólogo, enfermero y pediatra, todo pago por el municipio, con sueldos muy dignos, como corresponde a profesionales que eligieron la gestión pública para su proyecto de vida.


Pero en materia de salud, su obra mas importante y menos conocida fue la creación en plena década del 90 (de repliegue de la acción del estado) de los Laboratorios Trenque Lauquen, fabricando en ellos medicamentos genéricos, con un precio entre 20 y 30 veces menor que los del mercado.


En la Argentina, donde historicamente la producción de medicamentos tiene características oligopolicas, cuando no, monopólicas, Barracchia instaló la planta local (unas de las pocas de la Argentina: Instituto Malbrán, Laboratorio de las Fuerzas Armadas, Laboratorio Rosario, Laboratorio La Plata, Hospital Posadas, Hospital Eva Perón, Provincia de Río Negro, Provincia de Corrientes, Provincia de Formosa y LABORATORIOS TRENQUE LAUQUEN).


Este emprendimiento del estado municipal tiene características revolucionarias (había que estar muy convencido del verdadero rol del estado, para, en "los 90", salir a enfrentar a los laboratorios privados).


El esfuerzo de Jorge Barracchia no pasó desapercibido: la cátedra de Salud y Derechos Humanos de la Facultad de Medicina de la UBA lo puso como ejemplo en reiteradas oportunidades, recibió premios de la Organización Panamericana de la Salud, de la Fundación Isalud y de varias entidades más.


Proveía 10 productos genéricos básicos, entre ellos antibióticos, inyectables, jarabes, gotas, etc, proveyendo medicamentos a todos los empleados públicos municipales, provinciales y nacionales de Trenque Lauquen a los cuales afilió (17.000 personas en total). Para los mas pobres, el medicamento era totalmente gratis.


La planta un ejemplo, tanto en lo que respecta a recursos materiales: máquina rotativa de comprimir industrial, zona estéril para mezclas, molino coloidal, balanza eléctrica...


Y lo mas importante, los RECURSOS HUMANOS, contaba con abundante personal entrenado y formado en cursos de Técnico en Farmacia, todo financiado por su gobierno, entendiéndolo como una inversión para las mayorías, sin especular con tener "plata en el banco" para mostrar ante las cámaras.


Su acción de gobierno estuvo siempre entre la gente. Será por eso que ganó su primera elección por solo 12 votos, la segunda con el 54 %, la tercera con el 63 % y la cuarta con el 74 % y así podemos seguir.


Su legalidad fue siempre la que corresponde a la democracia, su legitimidad la que corresponde a los que hacen las cosas bien. Es sin duda un espejo donde mirarse.
LA FOTO QUE ACOMPAÑA EL POST MUESTRAN A JUAN DOMINGO PERON Y RAMON CARRILLO. Otro espejo.