sábado, 15 de enero de 2011

NATATORIO MUNICIPAL: VOLVER A LA SENDA SOCIAL














Días atrás una funcionaria del gobierno municipal anunciaba las "tarifas por temporada para una familia tipo" en la pileta perteneciente al Polideportivo Municipal.

La pileta, construida durante el gobierno PERONISTA de Miguel Angel
Sei (con muchas críticas de quien hoy gobiernan) tenía como fin último cumplir una función social, posibilitando a todos los sectores el acceso a un bien público que aligeraba los calores veraniegos: siempre integrando.

Así funcionó durante mucho tiempo, incluso estando concecionada, ese norte social jamás se perdió. Pero ahora aparecieron las "tarifas" que sin dudas obraran como freno para muchas familias humildes.

Miguel Angel Sei solo pedía una revisación médica básica (piojos y hongos), como corresponde para evitar contagios y garantizaba desde el inicio el "espíritu" de esa pileta.

¿Qué fue lo que cambió?. Pues la construcción eterna del "Bioparque integrado" (raro nombre en un lugar que comienza excluyendo).

Ese "Bioparque Integrado" anexó distintos espacios bajo la órbita municipal, que nuevamente volvió a mostrar la hilacha del "pueblo lindo" pero no con todos sus habitantes.

Se repite la historia de las "intimaciones" del Plan Federal de Viviendas, cartas que recibieron muchos vecinos para que paguen sus cuotas o se atengan a las consecuencias (el desalojo entre ellas). Una vez mas la pileta deja al descubierto un flanco del gobierno local que privilegia lo estético por sobre lo justo, alejandose de las políticas provinciales y nacionales.

La construcción del Hotel en ese mismo predio, a pocos metros de la enorme pileta (construida con otro destino) posibilita pensar que esta aparición de las tarifas responde a la lógica de un "Hotel con pileta", desviando el orígen mismo del proyecto del natatorio (Basta hablar con Miguel Angel "Toto" Sei para saber cual fue el orígen del mismo, para qué fue pensada esa obra, para quienes fue construida).

Si el hotel municipal quiere ofrecer el servicio de pileta, debe hacerlo con el dinero que el municipio tiene en el banco: contratar un arquitecto, diseñar una piscina, cavar y construirla, sin desviar este otro proyecto , cuya base es netamente social (distinta a la que se piensa para un hotel exclusivo).

Cooptar una obra pública, destinada a otros fines para ofrecer un "Hotel con pileta" es de oportunismo por un lado y deseo refundacional por el otro.

O lo que es peor: quizás al gobierno local, no le interese que puedan disfrutar de ese lugar aquellos sectores sociales que antes lo hacían, quizás se piense que hay personas que pueden "afear el emprendimiento", quizás estemos ante una estética política que solo puede asistir en determinadas cuestiones, pero que no acepta que el natatorio en cuestión, sea utilizado por aquellos que no están invitados a la "exclusividad de la paz, del bioparque, del pueblo lindo". Quizás...