lunes, 11 de abril de 2011

LA "MUNICIPALIZACION" DE LA MUESTRA RURAL





No solo ha cambiado la fecha del evento anual de la Sociedad Rural en Tres Lomas (históricamente se hizo en Primavera, pero hace unos años, al calor del gobierno local, reemplazada esa fecha por comienzos del otoño).

El evento en si mismo ha cambiado.
Una cosa era el auspicio Municipal para que la sociedad civil organizada institucionalmente se abriera ante el público y otra muy distinta el protagonismo excluyente que el gobierno municipal le imprime desde el conflicto del campo a esta convocatoria que otrora supo ser popular en Tres Lomas.

La "municipalización" de la muestra (la Municipalidad obtuvo el Segundo premio en Stand exterior, así como lo oye) llevada adelante este último fin de semana, con un espacio propio del gobierno municipal mostrando maquinaria repintada , camionetas de cara lavada y funcionarios obedientes hasta "lo que haga falta", son la patética muestra del intento de "adueñamiento" de un evento que en el pasado significaba otra cosa.

La "rural" de Tres Lomas se convirtió-como ninguna en nuestra región- en una plataforma electoral de un decaído gobierno unipersonal que a martillazos quiere aparecer como progresista, pero que solo logra eso: los martillazos.

La publicidad y la propaganda oficial se multiplicó hasta el hartazgo en la misma muestra, la obsecuencia de la palabra oficial hacia el representante de Carbap mostró de que "progresismo" estamos hablando y los llaveritos municipales entregados, parecían instar a " cerrar" el pensamiento y la presencia alternativa.


La muestra rural fue realmente una muestra: no sólo de maquinaria agrícola y novillos, sino del paradigma político que languidece agotado junto con Tres Lomas, postrado como nunca antes en su vida institucional: con las instituciones cooptadas y desmembradas, "paternalizadas".

Y como todo perfil futuro un "Masterplan", cuyo maestro todavía utiliza el puntero para pegar en los nudillos, manda al rincón a los desobedientes y hace arrodillar en maíz a los que "se portan mal". Esta es la constante, en todos los terrenos, del pueblo lindo.