martes, 19 de junio de 2012

EL PATO GALVAN

A veces es sólo cuestión de dar la palabra, de permitir otras expresiones de un interior demasiado olvidado.


El llamarnos Buenos Aires como provincia , igual que la Ciudad Autónoma del mismo nombre, nos ha obligado a todos los treslomenses a una diferenciación, que siempre sentimos necesidad de hacer y no precisamente por el Conurbano.

“No somos porteños”, somos bonaerenses, del oeste de la provincia, del oeste-oeste, no de Morón o Moreno que pertenecen a “otro oeste”; somos del oeste contra el límite de la provincia de La Pampa, o en nuestro idioma “entre Trenque Lauquen y Santa Rosa” como GPS obligado de una explicación apurada.

El Pato Galván, con su programa simple,  ausculta el corazón del interior de la provincia, se  interesa por los pueblos chicos como Salliqueló, Tres Lomas o Tornquinst y nos ha permitido mostrarnos sin pedir favores o armar escándalos mediáticos para tener un lugar en los grandes medios.

La inmensa cabeza de Goliat descansa en la Capital Federal y sus alrededores, en tanto un cuerpo mas débil caracteriza a todo el interior de la provincia: basta comparar servicios educativos, bancarios, de salud o cualquier otro, para darse cuenta que se trata de una provincia a dos velocidades, sin contar las ciudades intermedias que en los dos últimos censos son las que mas han crecido.

Somos de los pueblos rurales, donde se vive a 5 cuadras del campo y a 5 de la plaza central, con necesidad de definir una nueva ruralidad que nos mantenga a flote: valor agregado a la producción agropecuaria. Y también la inequidad. Un ejemplo: Por cada 1000 palabras que bajan de los medios nacionales, solo 5 suben desde nosotros para que nos conozcan por algo más que no sean crímenes, asaltos o catástrofes diversas. Somos de los pueblos hermosos para criar hijos (tengo 5 que fueron propietarios en bicicleta del territorio y sus calles) y dolorosos cuando no tenemos universidades y los pibes se nos van y no vuelven.

Tres Lomas aún no tiene cloacas, pero las estamos construyendo ahora, después de años de postergaciones y tras la política comprometida de los gobiernos nacional y provincial que priorizaron el agua potable y el servicio cloacal, no como obra pública en abstracto, sino como prevención de salud fundamental en los comienzos del siglo XXI.

El Pato Galván abre el mircrófono y desde Tres Lomas pudimos hablar de lo que quisieramos: allí estuvieron los saludos facebookeanos, los bomberos voluntarios orgullosos, los pitucos y tocineros jugándose un clásico y la foto del Diego cuando visitó al tercer club en discordia “Deportivo 17”, ubicado en pleno corazón agrario en la colonia del mismo nombre.

El Pato se divierte como todo su equipo, y en su buen humor acompaña algo más profundo, una provincia distinta, conservadora en algunos aspectos, comprometida y solidaria cuando las causas movilizan, olvidada en otros momentos , pujante en casi todos los emprendimientos y esperanzada siempre como una forma de entender la vida.

Un saludo a todo tu equipo Pato, la alegría es grande y desde Tres Lomas la queremos mostrar a todo el país.

No hay peor Gotzilla que un país que no reconoce sus desigualdades y en eso hay que trabajar. Con tu programa Pato, acompañado por colaboradores eficientes, estás haciendo un gran aporte, simplemente: otorgando la palabra. Y nosotros usándola, también en la despedida: GRACIAS.