viernes, 20 de julio de 2012

GIROTTI ESTARIA CONTENTO

Roberto Alvarez entró sin grandilocuencia y tomó el micrófono para contar lo hecho: una  mezcla de autocrítica y voluntarismo positivo.

Flanqueado por la flamante directora del Hospital Municipal, la doctora Alicia Alfonso , el novel director de Salud del Municipio, de apellido Alfonso también y la presidenta de la Comisión de Apoyo recientemente formada, licenciada Beatriz Morero, Alvarez dijo : "después de todas estas charlas" en referencia a los conflictos que impidieron tener los cargos cubiertos hasta ahora, "yo acepté y aprendí" ( y la verdad es que  sonó como a una síntesis superadora y no como imposición corporativa).

En todo lo que el intendente dijo, pesó mucho más el "aprendí" que el "acepté". Pero como fueron en una misma frase, puedo conjeturar que solo después de haber aprendido lo que es mejor para el pueblo de Tres Lomas, aceptó una manera de encarar el gran tema pendiente de la salud. Y la palabra "aprendizaje" no queda solo en este pasado-presente, al contrario, debe entenderse también hacia el futuro: SIGO APRENDIENDO, dijo Alvarez en definitiva y por lo tanto aceptaré lo que corresponda, pero no otra cosa.

Después entre el final de su discurso y las preguntas periodísticas se deslizaron algunos conceptos interesantes, que aunque lejos aún de Carrillo o el mas modesto Floreal Ferrara, posicionan a la salud treslomense en otro ámbito. Ambos profesionales lo hicieron muy bien, con gran dignidad y modestia.

Por primera vez en muchos años, la sensación después de la conferencia de prensa, fue que el hospital se recuperaba para el pueblo, que era el pueblo el beneficiario final de las pujas del intendente, de los esfuerzos del estado municipal al servicio de todos los treslomenses, especialmente aquellos más vulnerables.

Los profesionales consultados expresaron conceptos acerca de capacitaciones dentro del hospital: enfermeras, personal auxiliar, asistentes del asilo, etc; sobre "diálogo participativo" para crecer; sobre las inquietudes comunitarias y la necesidad de escucharlas ; de derivaciones de enfermos planificadas y sin contratiempos; del mejor provecho en el manejo de los recursos materiales y humanos; de que las obras iniciadas esquizofrénicamente en el anterior gobierno signifiquen algo más que paredes nuevas; de poner "lo mejor de nosotros" para que la comunidad se sienta "servida al máximo"; de "empleados interrelacionados" en un momento en que los esfuerzos se cotizan mucho más en forma de redes que complementen al otro; de "llevar la salud a los barrios", y así...

Desde lo formal sería así: en el aspecto técnico la doctora Alicia Alfonso dirigiendo en territorio el Hospital Municipal; desde lo político el doctor Diego Alfonso, aunque compartiendo algunos trabajos técnicos y atento a  la línea política que desde el ejecutivo se proponga.

Pero si algo quedó claro, una vez que los profesionales respondieron las preguntas pertinentes, es que Alvarez constituye un buen conductor político . ¿Cómo llamar a alguien que fue capaz de enojarse a tiempo para bien de todos, también para los enojados del otro lado? ¿Cómo llamar a quien logró una división del trabajo en el ámbito salud que puso al consenso con contenido por delante?. ¿Qué decir de quien reflotó y potenció una comisión de apoyo formada por nombres que despiertan confianza, sensibilidad y sensatez?  Y por último: ¿Cómo denominar a un tipo que con complejos de ser solo un "administrador", permanentemente toma decisiones de carácter netamente político, las explicita ante el pueblo y banca los resultados?.