lunes, 3 de septiembre de 2012

LATINOAMERICA EDUCA 2012: "LOS DOLORES QUE QUEDAN SON LAS LIBERTADES QUE FALTAN"

Los dìas 30, 31 de Agosto y 1 de Setiembre, se organizò el Segundo Congreso Nacional y Popular Latinoamericano: “LATINOAMERIA EDUCA 2012”.( Frente Universiario Nacional, Popular y Latinoamericano, FUA, OACLE y MILES)


Durante el encuentro, Estela de Carlotto hablò de la necesidad de una nueva reforma universitaria y emocionò a todos con su propia historia de vida y militancia.

Sofìa de 21 años,  me informaba unos dìas antes de su deseo de concurrir, que tenìa “trescientos mangos” y que hacìa falta algo màs que por supuesto aportè para que lo hiciera, en esta bùsqueda de miles de pibes como ella que se interesan hoy por los temas de la patria, pensados desde la universidad, la misma que muchas veces trabajò pura y exclusivamente para el mercado.

En el marco del Bicentenario de la Patria Grande, un folleto que me enviaba daba cuenta del “Manifiesto Liminar de la Reforma del XVIII” durante el gobierno de don Hipòlito Yrigoyen.

Me pareciò muy bueno este reconocimiento històrico, que da cuenta de lo mejor de nuestros hombres y de los pueblos que los acompañaron y los construyeron, aùn con sus contradicciones. ¿Cómo evitar a Hipòlito Yrigoyen y a Juan Domingo Peròn?

Y la cartilla seguìa haciendo mención al presente interrogado desde aquel pasado de la Reforma Universitaria del XVIII. Lo hacìa con una frase simple: “Podemos afirmar que vivimos una nueva hora americana”. Y remataba: “en este momento histórico entendemos que es fundamental debatir en profundiadad y elaborar un proyecto transformador de la Universidad que se sustente en la transformación social de la naciòn latinoamericana”

Después vinieron los llamados telefònicos, estando ya en Mendoza, el club donde durmieron, el campus donde debatieron, los principales ejes del debate y fundamentalmente una voz de alegrìa del otro lado del celular, tan fresca que daba cuenta de una càtedra que no tendrà nota final, pero que constituye un aprendizaje formidable.

Sofìa lo disfrutò y cuando visite Tres Lomas, me contarà detalles que en los pueblos chicos se nos escapan del proceso, de la militancia juvenil, de la organización tan necesaria, de la nueva universidad como pilar de la naciòn y las mayorías y de la unidad de todos los que tienen que estar del mismo lado, sin regalar uno solo.

En notas de estos dìas estarè publicando otros conceptos de aquel Manifiesto de 1918, cuando una vez conseguido el voto universal, secreto, masculino y obligatorio, don Hipòlito apoyaba la Reforma Universitaria, como una especie de ariete para hacer lugar a generaciones que no conocìan la universidad y al mismo tiempo desalojar al adversario de un reducto que consideraba suyo, casi inexpugnable.

Por ahora, acà terminamos. No sin antes publicar la primera parte del Manifiesto Liminar escrito en Córdoba, al calor de una democratización de toda la vida nacional:

"La juventud universitaria de Córdoba a los hombres libres de Sudamérica. Hombres de una República libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una verguenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan, son las libertades que faltan".

Cambiemos algunos actores sociales, demosle una nueva entidad a esta lucha por la libertad, encarnémosla en cuestiones del presente, aquellas que nos convierten en ciudadanos de alta intensidad, comprometidos desde la universidad con el pueblo y sus dolores, interpretando la sociedad y al mismo tiempo transformándola.

Los pibes ya lo están haciendo. Y está muy bueno.