viernes, 17 de mayo de 2013

"LA UNIVERSIDAD SE LLENO DE HIJOS DE OBREROS"

La presidenta inauguraba ayer junto al ex presidente del Brasil "Lula" Da Silva una universidad destinada a los trabajadores. Y eligió bien a su compañero de anuncio, el sindicalista brasilero que luego llevo al gobierno al Partido de los Trabajadores.

Y los escuché a ambos planteando sus respectivas conquistas, formando parte de un mismo proyecto, sin competencias, solo concreciones que tenían como común denominador un pensamiento nacional y popular.
Y vino a mi memoria el trabajo de Leonardo Fabio, cuando en el cd 1 de "Sinfonía del Sentimiento" el viejo líder, entrevistado en España, de camisa blanca con cuello abierto, sonriendo como él solamente podía hacerlo, sus ojos aindiados acompañandolo todo, cigarrillo en mano, reloj y anillo de sello y sus ademanes que deslumbraban.

Allí explicaba sobre educación, respecto a sus dos primeros gobiernos en Argentina, proyecto que dejó trunco el golpe de estado de 1955.

Decía Perón: "Normalmente en la República Argentina había 4 millones de población estudiantil. De esos 4 millones, solamente 300 mil hacía los estudios secundarios. 
De manera que de la escuela primaria a la enseñanza secundaria ya había un descarte de 3 millones 700 mil muchachos.
De esos 300 mil, iban a la universidad nunca mas de 100 mil en todas las universidades. De manera ya que en esa etapa había otro descarte de 200 mil.
¿Qué pasaba con esos 3 millones largos de muchachos que al terminar la escuela primaria no podían ir al secundario porque no tenían medios, porque como la enseñanza era cara ninguno de ellos podía pagar los estudios?
Y, estos iban a los potreros, que eran las escuelas de delincuencia mas conocidas y nosotros no tuvimos delincuencia infantil.
¿Por qué? Porque en Buenos Aires por ejemplo, mas de 50.000 muchachos tenían su club. Esos clubes los hacía el estado y se los entregaba a los vecinos que lo administraban y lo llevaban adelante.
Por otra parte, las escuelas profesionales donde el chico iba, recibía un salario y a la vez estudiaba. Después de recibirse de operarios iban a la fábrica y estaban 3 años.
De ahi podían pasar a las escuelas de aplicación que eran escuelas para formar sobrestantes, jefes de taller, etc. Después de estar allí iban nuevamente a la industria y estaban 2 o 3 años y entones tenían derecho a ingresar a la universidad obrera, de donde salían Ingenieros de fábrica en cada una de las grandes especialidades de la industria.
Fue allí donde la universidad se llenó de hijos de obreros, porque nosotros suprimimos todos los aranceles, era totalmente gratis, el estado pagaba eso.
De manera que tanto el pobre como el rico podía ir.
Era un crímen que estuvieramos seleccionando materia gris de un círculo de 100 mil personas cuando lo podíamos seleccionar de 4 millones"

Por supuesto que el lenguaje ha cambiado y hoy algunas palabras parecieran extrañas y también el análisis integral de los porcentajes podría ser criticado por "eficientista", pero no es eso lo que llama la atención, sino el fondo mismo de su planteo. Al escucharlo,  uno comprende el porque de la inquina de los golpeadores del 55. En estos datos concretos subyace el modelo de país al cual Cristina hoy quiere acercarse, aunque todavía falte mucho.

La imágen y el discurso de ese Perón tan lúcido  volvieron a mi memoria cuando escuche a Lula y Cristina inaugurando una nueva universidad  y volví al cd y me siguió pareciendo contundente.

Como el secundario para todos. Como una netbook por alumno, como el 7 % del PBI, como los nuevos diseños curriculares Como el anuncio de ayer.