viernes, 1 de noviembre de 2013

LA OPOSICION: GOLLUM



 

Mientras esperamos pacientemente la autocrítica del gobierno local, interpretamos otras situaciones.

Ha sido evidente que el accionar del doctor ex intendente fue determinante en el triunfo electoral que su partido obtuvo.
La lectura correcta del estado de ánimo colectivo le permitió armar una lista que en otras circunstancias y ante otro adversario hubiera perdido inexorablemente. Pero la cuestión es que  ganó.

Eso ya está y habrà que esperar dos años màs para saber quien serà el próximo intendente. Por eso es importante la cuestión que por estos días se baraja en los “mentideros” de sus huestes.
Esas elucubraciones, dichas por primeras y segundas líneas no tienen nada de improbable, al contrario, suenan maduras y creíbles.

¿Qué dicen los “mentideros” de verdades ocultas?.
Pues que el doctor sirve como estratega de campaña pero que sería muy difícil ganar una elección a intendente con él como candidato nuevamente.
Y aparecen nombres, tirados ¿al azar?: Santiago, Nidia, Jorge-que exibe orgulloso la mordedura de un perro producto de sus caminatas boleta en mano- y un par mas. Nombres que con el solo echo de ser pronunciados como "posibles" ponen nervioso al ex mandatario que por ahora tiene que esperar.

Y ya se sabe: “El que espera, desespera” y esta no será la excepción.
Sus declaraciones después del triunfo , no dejan lugar a dudas, hay una ansiedad indisimulada, que tarde o temprano se convertirá en grave error político. Solo hay que esperar y también actuar para que se produzca el desborde y allí ser implacable, sin titubear, porque así también se hace política.

Es que  allí reside su principal debilidad: Ser el líder de un partido que ganó las elecciones y al mismo tiempo no ser nada en términos de representación institucional. No le gusta la llanura, hombre de alturas, se siente aún mas “acorchado” en estas circunstancias.

El intendente seguirá siendo Roberto Alvarez, el presidente del Concejo Deliberante, alguno de los concejales ganadores. Para èl solo la lenta está esperara de un reloj descompuesto.
Y a mi entender esa espera lo acicatea demasiado como para que intente pasar desapercibido. 

Una gran oportunidad para el oficialismo-que en esta última ignoró- la de hacer emerger al mismo que perdió las elecciones en 2011, su verdadero espíritu, su esencia mas profunda, sus genes que ante el olfato de la sangre, como un tiburón blanco irá por más, aunque todavía no sea el tiempo. Está en sus genes políticos, su desesperación por tener una porción de poder que el tiempo, las traiciones a los propios pares y el querer “ser”, casi de prepo-la amenaza de una marcha en estos días postriunfo simboliza lo que quiero decir- lo llevarán inevitablemente al error grave.

Es que  no hay una hilacha del otro lado sino un frente que fue construido con trabajosa militancia, ladrillo y mezcla, cuchara y calle, hombres y mujeres, jóvenes, especialmente jóvenes. Todo eso está todavía allí: esperando. Y todo esto supo manifestarse junto, implacable y ganar sin despeinarse las elecciones donde no se juega “por las naranjas”: la ejecutiva, la del intendente. Despuès no se supo que hacer con esos recursos humanos tan ricos, diversos, comprometidos. 

Y me animo a avanzar en este análisis, porque creo firmemente que aunque avisado por propios y ajenos,  cometerá esos errores, como el alacrán que picó a la rana que lo cruzaba en el charco y sin importar morir en esa acción, se limitó a decirle a su desgraciada compañera de muerte, hundiéndose ambos : “lo siento, está en mis genes”.

Esto lo saben sus seguidores, incluso quien encabezó la lista de concejales y otros que tienen apetencias legítimas de ser candidatos a intendente.
Me animo a decir que el mejor candidato para enfrentar es el mismìsimo doctor, porque facilita la unidad de todos, porque enerva y polariza, porque representa lo que muchos no quieren, muchos que hace dos años nomás, fuimos mayoría. ¿Podrà verlo? ¿O arriesgarà todo lo poco que le queda, para alguien que fue 3 veces intendente y dos diputado provincial? ¿Y sus seguidores, lo apoyaràn aunque sospechen que los pueblos suelen no suicidarse, ni volver al pasado?. Preguntas curiosas nomàs.

¿Còmo se resolverà desde la oposición  este galimatías?. Será difícil en todos los aspectos: difícil de aceptarlo acríticamente como candidato salvador porque no será creìble,  difícil porque otros han hecho mejor los deberes y se han posicionado caminando las calles, difícil porque quien ejecutará las políticas de Tres Lomas durante dos años más será nuestro intendente, difícil porque aunque se lo intente trabar desde el Concejo Deliberante debe haber claridad que solo en el avance de la gestión con política estará la recomposición de lo perdido, aunque abunden los decretos.

Son 51 votos. Hay que recuperar solo 26 de ellos y provocar con pasìon al votante en blanco.  Matemáticamente harto probable, políticamente suele resultar mas complejo, tan complejo como acrecentar los votos obtenidos por los ganadores.

Vestidos con la armadura de la militancia polìtica, con un discurso bien peronista para los peronistas y bien vecinalista para los vecinalistas, solo resta encontrar el maestro mayor de obras que utilizando todas las herramientas posibles, convierta la tosquedad mostrada en esta campaña en un bello mueble que nos permita seguir gobernando en 2015.

Mientras tanto, el tiempo dejará en claro que dos años no son mucho tiempo, pero para quienes quieren acelerar la màquina del tiempo,  esto es lo mismo que la eternidad. Y en este tiempo de errores inevitables, estaremos esperando y accionando  para que el pueblo de Tres Lomas vuelva a ver con claridad lo que visualizò en el 2011. 

Hay tareas para ambos lados y solo la polìtica dirà quien se exime y quien agonizará en el intento. Un apasionante tiempo polìtico se abre ante nosotros y nadie tiene el manual de su desenlace.