domingo, 8 de junio de 2014

NO HAY PEOR COSA...


He visto en facebook que uno de los funcionarios jerárquicos del actual gobierno municipal realiza apreciaciones respecto a una nota de este blog titulada: “Cuando el agua no corre”.

Al leerlo me encuentro que utiliza una de las frases menos felices que Perón retomó de Aristóteles  (unos 300 años antes de Cristo). De eso nada cuenta el funcionario sencillamente porque no tiene la mas remota idea, pero dejémosla pasar y concentrémonos en la frase que utilizò: LA UNICA VERDAD ES LA REALIDAD”.

Peròn utilizaba esta frase para defender su gobierno y su gestión ante las crìticas de adversarios despiadados (no serìa este el caso). Es decir, ante cualquier crìtica, Peròn contestaba nombrando los logros y luego decìa que “esos” logros eran la realidad y lo demàs no eran verdades.

Lo mismo que hacìa el anterior gobierno local cuando era criticado. “Hicimos esto, esto y lo otro”, por lo tanto esto que se puede tocar es la realidad (¿las macetas en las esquinas eran la realidad y por lo tanto tambièn la verdad?)  el resto (las ideas por ejemplo u otra interpretación de lo hecho) ya no serìan verdad.
Sin embargo las macetas ocupaban las esquinas, pero la “verdad” es que había muchas interpretaciones acerca de ellas. Hasta el funcionario de la frase pensaba distinto.

Vuelvo sobre el concepto: en realidad ante un hecho palpable, lo que hay son interpretaciones, arrogarse la verdad es erróneo, por eso la frase es descalificante del que piensa diferente.

Como ejemplo veamos lo que pasa hoy en los medios hegemónicos: Dicen conocer la realidad (la que ellos construyen con su subjetividad) y por lo tanto se sienten dueños de la verdad. Y esto es claramente falso. Ante un mismo hecho palpable (la convocatoria del vicepresidente a tribunales por ejemplo). ¿Cuàl es la verdad?.

Acà por suerte llegan las interpretaciones: Un sector dirà que esta implicado en la causa Ciccone y que el juez no està presionado por los medios corporativos. Otro sector afirmarà que el vicepresidente es totalmente inocente y que lo que se intenta esconder la corporación es la compra compulsiva, fradulenta y  violenta de papel prensa por parte del grupo Clarín-La Naciòn durante el terrosismo de estado y con Magnetto a la cabeza.  Un solo hecho, varias interpretaciones. ¿Cuàl es la realidad? ¿Cuàl es la verdad?. Yo creo en la segunda, el intento de la corpo de imponer su agenda ante un tema que los desnuda como socios de la dictadura en su faz cívico-militar.

Hubiera estado mejor elegir otra frase mas peronista y no acuñada allà lejos y hace tiempo por un filósofo griego. Hay muchas: “En este país los únicos privilegiados son los niños” o  “Llevo en mis oídos la mas maravillosa música, que para mí, es la palabra del pueblo Argentino” y cien màs, pero no, se eligió la que niega la otra mirada, aún de los compañeros de ruta que “interpretamos” de otra manera lo que está sucediendo en el gobierno local.

Seguimos el análisis, para comprender que no existe una única realidad. Preguntémosle por ejemplo,  como va el gobierno a alguien sin trabajo que viva en Tres Lomas y luego hagamos la misma pregunta  a un funcionario de primera jerarquía y seguramente nos encontraremos con diferentes “realidades” y por lo tanto, diferentes “verdades”, porque no hay vuelta: habrà interpretaciones distintas a realidades distintas. No percibe lo mismo el pobre sin trabajo que el dirigente de buen sueldo. ¿Se entiende porque la frase elegida es la peor de todas?

Y demos otro ejemplo concreto. Preguntémosle a La Nación o a cualquier medio del grupo Clarín cuánto subieron los precios este mes y luego preguntemosle a Axel Kiciloff y las cifras estarán lejos de parecerse. Solo resta creer. Yo le creo a Kiciloff. ¿Y la realidad? ¿Y la verdad?.

Solo hay permanentemente una lucha de interpretaciones y quienes construyen mas poder pueden intentar imponer su verdad como una realidad (Víctor Hugo habló hace muy pocos días de la “construcción de la subjetividad).  Lo mismo sucede en el gobierno local, creer que el poder les dá impunidad para decir “La única verdad es la realidad”, sin lugar para otras interpretaciones.

Y profundizo, si todos llevaramos unos anteojos con cristales de un color provistos por alguien poderoso, por ejemplo color verde: ¿No veríamos todos las cosas color verde? ¿No serían todas las realidades del mismo color? ¿Y las verdades?. Sin duda el funcionario jerárquico diría “La unica verdad es verde”. Y allí se acabó. ¿Es acaso la realidad verde? ¿O yo puedo verla de otro color?. La verdad, siempre es una lucha de interpretaciones y estará en la apertura de cabeza , la invitación a que aparezca el arco iris necesario. Como cuando en Tres Lomas se ganaron las elecciones, con distintos colores de anteojos. Después la mezquindad repartió otros con lentes del mismo color. Pues yo no me los puse.

Mientras tanto, con frases negatorias de otras interpretaciones, de banquina a banquina, el auto se pondrà finalmente de costado y cuando el vuelco sea inminente, algunos saltaràn, dejando en el volante al único que no se ha enojado, o ha manejado el enojo,  porque en el fondo advierte que los debates, aunque velados, siempre serán beneficiosos.

Finalmente sugiero otras frases del general Perón para pensar la actualidad treslomense (atento funcionario):

-          “Gobernar es fácil, lo difícil es conducir”

-          “La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interès: el del pueblo”

-          “Que sepan hoy los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quien no lo traiciona”

       -      “No hay peor cosa que un bruto con inquietudes”