sábado, 21 de marzo de 2015

FEDERACION AGRARIA ARGENTINA: ENCONTRANDO EL CAMINO




Me alegra mucho la articulación lograda entre el gobierno nacional y el gremio de los pequeños y medianos propietarios argentinos, la Federación Agraria Argentina.

Surgida en 1912, producto de no haber existido en nuestro país una colonización de tierras en propiedad, organizada y proyectada en el tiempo por el estado nacional. Al contrario, ese estado privilegió el reparto indiscriminado entre las familias oligárquicas y los militares autores de la sanguinaria  “Campaña al Desierto”.

De forma tal, que las grandes oleadas de inmigrantes, pese a ser los artífices del impresionante aumento de la producción de crereales, no lograron ser propietarios de la tierra que trabajaban.

Arturo Jauretche, en “El medio pelo…” avanza sobre el tema ironicamente diciendo que la única reforma agraria que aquí existió la hicieron los modistos y joyeros de París, dando cuenta de los habituales derroches de fortunas en Europa por parte de esa misma oligarquía terrateniente.

En 1912, la caldera estalla y se produce una gran huelga agraria que se expandió por el norte y oeste de la Provincia de Buenos Aires, sur de Córdoba y Santa Fé, este de La Pampa, Sur de Entre Ríos y San Luis, precisamente la zona cerealera mas rica, donde la injusticia, casi como una burla, cobraba sus rasgos mas crueles.
Arrendamientos cuyo precio alcanzaba el 55 % de lo producido sumian al agricultor arrendatarios en la mas miserable de las existencias mientras todos los otros participantes del negocio-terratenientes, mayoristas, cerealistas, consignatarios y amanuenses alcahuetes diversos- se enriquecían con su trabajo.
Mi pueblo Tres Lomas-como tantos otros- se construyó así.

Esa huelga fue un estado de protesta contra el régimen inmediato que tenían por delante. Precisamente el arrendamiento, herramienta legal de la propiedad terrateniente estaba puesto en discusión en términos hasta el momento desconocidos.

Emergía un estado de insatisfacción evidente. Ningún banco otorgaba créditos al chacerero que arrendaba y ante cualquier eventualidad que requiriera dinero no tenía otra salida que concurrir a la casa de Ramos Generales para que esta intercediera “de favor” ante el gerente del banco o directamente le diera un préstamo que llegado el momento cobraría con intereses usurarios. Nada nuevo bajo el sol de un país pensado para pocos.

Es decir que en 1912, la discusión no pasó por la tenencia de la tierra, ni por la reforma agraria, sino por quien se apropiaba de la renta que hasta el momento se embolsaban los terratenientes que como todos ellos ven una pala y se asustan.

La rebaja de los arrendamientos se traducía en el traslado de esa suma de dinero al bolsillo de los chacareros, con todo lo que esto significaba en la economía de un pueblo rural, ya que esa ganancia si quedaba en los bolsillos chacareros, la gastaba aquí nomás, dándole vida a toda una región, generando población y desarrollo. Los estancieros solo para el bolsillo y a comprar a Buenos Aires y gastar en Europa.

Basta leer contratos de la época en Tres Lomas. Me detengo solo en un artículo que puede ser considerado anecdótico pero que muestra el estado de sometimiento. Articulo 10 de un contrato de arrendamiento en Tres Lomas : “El señor…no podrá tener mas de cuatro cerdos, de los cuales entregará al dueño de la tierra, uno anualmente del peso de ciento veinte kilos mas o menos en el mes de junio, a elegir de entre los cuatro”. ¡Que hijos de puta¡

¿Qué hizo la Sociedad Rural cuando los chacareros con epicentro en el pueblo santafesino de Alcorta declararon la huelga en plena cosecha de maíz?. Pues lo que siempre hacen, decidieron el trato “en forma individual”, con el objetivo de romper con el principio de unidad que toda huelga supone y que los chacareros habían aceitado a un mes de comenzado el conflicto, con un abogado y un cura de apellido Netri a su favor.

Los arrendamientos finalmente se fijaron en un 28 %, pero no es este el mayor de sus logros, sino el de haber fundado su organización gremial: la FAA.

Esta FAA, en el 2008, renegó de sus principios y quedó atrapada en las redes de la estrategia de la Sociedad Rural Argentina. Y en los pueblos como Tres Lomas, se divirtió con chacareros que habían recibido el campo en un gobierno Peronista, con plena intervención del estado, pero que ahora veían mal que lo hiciera para beneficiar a otros. Tipico caso de colonización pedagógica, cabeza en intereses ajenos.

 Del otro lado, alguien que pelee por tus propios intereses concentrados, desde una posición que confunde. ¿Qué mas podían pedir los poderes hegemónicos concentrados del “campo” Argentino?.


Se me fue el artículo. Mañana me estaré refiriendo a como impactó este tema en Tres Lomas, como se creo la Federación Agraria, que estratégicas y acciones planteó. Y si los colonizados de hoy, quieren enterarse de las lecciones de la historia, tendrán su oportunidad. Mientras tanto les gusta ser franeleados por aquellos que en su momento los explotaron y que hoy les soban el lomo, pero que jamás los invitarían a un cumpleaños.