miércoles, 10 de febrero de 2016

ESPECULACION MEDIANTE. NACIMOS DE UN REMATE



Venimos desandando el camino de una historia demasiado lineal, sin banquinas golpeadas, positivista como se conoce en los ámbitos académicos. Lo hacemos en momentos en que se celebran los 110 años de la fundación de Tres Lomas, en sus comienzos José María Blanco, un terrateniente ausentista que quizo inmortalizar su nombre en un pueblo que le dio la espalda.

Personalmente gestiona la estación de ferrocarril, obteniendo el visto bueno el 13 de Junio de 1905. Objetivo logrado, la gestión de la familia Blanco obtenía una estación en el corazón mismo de sus campos aunque al no existir pueblo aún, no pudo forzar su nombre a la propia estación, por lo que la geografía del lugar (esos "lunares" en la llanura como describió un viajante a los enormes médanos de arena viva), se imponía.

Este detalle le jugaría en contra al momento de la pulseada a don José María, el querer asegurarse la estación, antes de dar los pasos de un verdadero proyecto colonizador, lo dejaba en desventaja. Así fue: Estación Tres Lomas.

La obra comienza a construirse de inmediato con capitales y formato inglés que aún hoy perdura y se anuncia como echa de comienzo efectivo del servicio a principios de 1906.

Y este es el dato determinante, el que constituye nuestra fecha de nacimiento, el remate de las 10 mil hectàreas de Blanco que se concretaría el 7 de febrero de 1906.

La familia propaganizará en los diarios nacionales, solo una vez que tuvo la estación ferroviaria funcionando en sus campos, no antes. Su presencia, para los potenciales compradores era sinónimo de vida, producción y al mismo tiempo, esperanza de población. Para Blanco (siempre hay dos lógicas) era simplemente el elemento que le permitió a través de su gestión e influencias, multiplicar la valoración de sus campos sin poner ni un solo peso.

Ahora había que fundar un pueblo y de paso ponerle su nombre, proponiendo él mismo que se llame "Pueblo y Colonia Blanco"

En síntesis: En 1905 la estación y en 1906, una vez hecha y autorizada su puesta en funcionamiento, el remate fundacional del pueblo que le dejaría importantes ganancias, pero escaso reconocimiento popular.

El remate se pauta con la empresa martillera Publio C. Massini, para el 7 de febrero de 1906, solo un mes antes de la puesta en funcionamiento efectiva de la Estación Ferroviaria, negocio perfecto, quien compraba, inauguraba el servicio. Los bolsillos de Blanco, esperaban llenarse.

1 comentario:

Laura Lafleur dijo...

Excelente relato , gracias Guillermo como treslomense !!Abrazo