miércoles, 9 de marzo de 2016

CON LO NUESTRO: VIVIR



En 1983, en plena apertura de la democracia recuperada, con la mirada totalmente puesta en los crìmenes de lesa humanidad que perpetrò el Terrorismo de Estado del "Proceso de Reorganizaciòn Nacional", aparecìa un tanto marginal la cuestiòn de la sociedad civil y de los grandes beneficiados econòmicos durante esos años.

Y allì, como todo intelectual debiera, sin vanguardismo que aisla, aparecía en noviembre de ese mismo año, el libro "Vivir con lo Nuestro" del reciente fallecido Aldo Ferrer.

Fue el ministro de economìa màs jòven de la provincia de Buenos Aires, entre 1958 y 62, cuando acompañò desde esa cartera al "bisonte" Oscar Alende.

Y Aldo Ferrer, sin ser el economista del Partido Intransigente, era el intelectual orgànico-de lo que se puede llamar una izquierda nacional- mas parecido a lo que Antonio Gramsci escribiera desde las frìas càrceles fascistas.

Desde ese año, hace ya 36 años, ese texto nos marcó a fuego desde su título mismo. ¿Como es que se puede vivir con lo nuestro sin depender de otros? ¿Era encerramiento en un règimen oscuro, o era una posiciòn inteligente de apertura al mundo pero priorizando el interes nacional?. La respuesta fue la segunda, bastaba leer el texto.

Es increìble, o mejor dicho, es creìble en este paìs que tropieza y tropieza con su propia historia, la vigencia de su obra y tambièn sigue siendo obligatoria su lectura. Acostumbrados a textos de economistas de la coyuntura, economistas documentados por el riesgo país o el precio de la "divisa", Aldo Ferrer va con el bisturí a fondo, para descarnar la trama oculta de nuestros males.

Y si la teorìa de la dependencia ha dejado de tener vigencia, sería hora que alguien se lo avise a la vida cotidiana, a la realidad, porque allí sigue vigente, con otros nombres, pero igual de lascerante.

"Vivir con lo nuestro" hacia hincapie en movilizar los recursos propios, solo que su aplicaciòn ahora en un mundo mas complejo, blindado mediàticamente a favor del neoliberalismo y que cualquier teoría (el desarrollismo también) demanda nuevas interpretaciones, pero jamàs olvidar el nùcleo de hierro que lo sustenta.

Ferrer, al igual que lo fue Jauretche, Scalabrini, Hernàndez Arregui, entre otros grandes, es un intelectual comprometido con su país (no con un partido), comprometido con la realidad de su patria y un crítico lúcido del pensamiento del nuevo liberalismo, mas camouflado pero con las mismas intenciones de exclusión y de país para unos pocos.

Aldo Ferrer ha muerto, lo que jamás harà  su obra, mejor dicho su prolífica obra, que comienza en "La economía Argentina", un clásico de los 70 y que eclosiona en este libro cuyo provocador título no es mas que una síntesis de su contenido: VIVIR CON LO NUESTRO

Vivir con lo nuestro no es aislarse, sino desarrollar un proyecto de nación, donde el pueblo se integre desde el trabajo y la producción, donde los centros internacionales de poder frenen su ímpetu expoliador y donde la patria sea mas que una canción de colegio, para convertirse en bienestar para las mayorías.

Aldo Ferrer deslumbraba en su lucidez mediática, deslumbra en sus trabajos y  decolló  en "Vivir con lo nuestro" , aunque haya argentinos que consideren esta hipótesis como imposible. Pero ahí está, hubo períodos de nuestra historia donde las decisiones políticas se acercaron al libro y otros donde fue guardado bajo la almohada. Quizás hoy salga de los anaqueles del poder político actual, quizás lo recupere la militancia, pero de una forma u otra , seguirá allì, siendo un candil en tanta noche que confunde.