jueves, 24 de noviembre de 2016

"TRAIDOR A SU CLASE"

Resultado de imagen para Trabajadores esclavizados en Exaltacion de la Cruz

La escena tiene lugar en la película "Asesinato en el Senado de la Nación", entre dos esgrimistas que en un descanso entablan un diálogo político. Sucede durante la Dècada Infame, mas precisamente en 1935, cuando el lìder del Partido Demócrata Progresista de Santa Fè (senador él), practicaba con un conservador, también senador, que defendía las políticas nefastas llevadas adelante.

El senador Demócrata era don Lisandro de la Torre. El conservador no se. ni quiero perder tiempo en buscar su nombre, pero era senador por la conservadora provincia de Buenos Aires.

Don Lisandro estaba demostrando, investigación mediante, que el Pacto Roca-Runciman (el Roca es el hijo de Julio Argentino), hacía agua por todos lados, porque privilegiaba el poder Inglés para influir sobre el precio de nuestras carnes.

Cerrado ese mercado producto del interés nacional Inglés, la clase dominante Argentina, como es su costumbre se arrodilló ante el amo para que a precio vil siguiera comprando nuestras carnes ya mejoradas con razas británicas.

Y Lisandro con su pequeño equipo (también formaba parte de él el senador electo por Santa Fé Enzo Bordabehere, mas tarde asesinado en el recinto del senado por el ex comisario Valdez Cora), habían ido mas allá y a la denuncia política de una entrega de soberanía notable, la investigación  sumaba la denuncia penal por evadir impuestos, ya que declaraban carne de vaca vieja pero importaban novillos de primera calidad. Siempre el ejemplo de los "hombres de campo" al servicio de un enorme bolsillo de payaso que lo que menos provoca en el pueblo es risa.

La cuestión que en un descanso entre las estocadas y luego de acalorarse en la discución, el dirigente Conservador le espeta a don Lisandro: "Usted es un traidor a su clase". De lengua filosa, De la Torre le contesta: "Puede ser, yo seré un traidor a mi clase, pero usted, usted...es un traidor a su patria"

La lengua del orador mas brillante de esa etapa, el mismo que al Pinedo (pariente de este otro cuya cara invita a no comprarle una bicicleta usada), en un debate en el recinto le gritó al viejo De la Torre para herirlo en lo mas íntimo: "Callese, viejo impotente". A lo que este contestó "Confesiones de su mujer".

El conservador del florete no le erraba en nada, De la Torre era un traidor a su clase, toda vez que "su clase" se había olvidado del pueblo, había concretado los peores negociados y practicaba el fraude patriótico. Lo de "Década Infame" no era un eufemismo.

Orgulloso podía estar don Lisandro de no seguir a esa clase parasitaria, antipopular y oligárquica. Pero lo otro era mas grave. Ser traidor a la patria es un ancla en un arrecife . Las relaciones se habían roto, política y personalmente.

Hoy, en un campo ubicado en Exaltación de la Cruz (no se sabe todavía quien es su dueño), rescataron a mas de 150 trabajadores del campo,  que estaban en forma esclavizada, inhumana, sin cumplir ninguno de los artículos del ya derogado Estatuto del Peón Rural.

Santiagueños la mayoría, recogían arándanos para el consumo suntuario de los países desarrollados. Hacinados, en literas de campos de concentración, pegaditas una al lado de la otra, tres pisos de camas, poco espacio, en un galpón, calor o frìo (asigún el clima, diría un paisano),  baño lejos, ducha imposible, trabajo a destajo.

Y no puedo dejar de pensar en aquel diálogo, aplicado ahora al dirigente Gerónimo Venegas, el mismo que en los 90 fue nombrado secretario general de la UATRE. . Lo de "Momo" lo descarto, porque ese sobrenombre lo hace mas amigable y la verdad, después de haber trabajado en una Escuela de Alternancia Secundaria durante 25 años, donde la mayoría de los alumnos son hijos de peones,  ninguna empatía siento por el personaje.

Vestido en traje peronista, folklóricamente peronista, actuó siempre como un oligarca, llegando a la cúspide de su sumisión al mirar de reojo las manos del Echevere presidente actual de la Sociedad Rural Argentina para ver si tiene que aplaudir o esperar.

El dirigente que representa a los trabajadores rurales de UATRE, sector que presenta el mayor índice de trabajo en negro en la Argentina agroexportadora, fue invitado a cortar la cinta en la inauguración de la última muestra. Le faltaba babear al desclazado, mezclado entre sombreros de cuero y relojes caros, eructando caviar en tanto los peones luchan por la dignidad sin su ayuda.

¿Dònde està la condena rápida de Venegas a los sucedido en Exaltación de la Cruz?. ¿O estaría entretenido en esa especie de ciudadela que armó en Necochea para uso de su círculo mas cercano? . Cabañas, salones de fiesta, playas paradisiacas, paradores, pinares, hoteles, centro de convenciones, etc, etc. Un mundo al márgen de los trabajadores rurales, que no saben que existe, que no disfrutan, pero que si pagan con el descuento de su gremio.

Si Venegas hubiera estado ahí, en esa película, en ese diálogo, el conservador y don Lisandro hubieran tenido ambos la razón.

Porque estamos en presencia de un importante "traidor a su clase" y en este paradigma neoliberal bendecido por el "mejor" de los peones para el peor de los patrones, sin duda también, un traidor a su patria.

Parafraseando a Gatica y cambiando solo una letra, yo diría: ¡MOMO...LAS PELOTAS¡