viernes, 6 de enero de 2017

BERGMAN: EL MINISTRO QUE NO SABE NI QUIERE SABER

Resultado de imagen para Rabino Bergman medio ambiente

Ya pasó mucho tiempo desde la primera edición de un texto clave para entender buena parte de lo sucedido en La Pampa, Río Negro, Santa Fé, Entre Rios.

Me refiero al libro "MEMORIA VERDE. Historia Ecológica de la Argentina" de Antonio Elio Brailovsky y Dina Foguelman. Esa primera edición fue de 1991 y hoy 25 años después sus conceptos centrales siguen teniendo vigencia.

Y acá no hubo década ganada, aunque está muy claro que a partir de la asunción de Macri y de su Ministro de "autoayuda", todo se potenció negativamente.

Hace 25 años, en este ensayo se denunciaba que la Pampa Húmeda se "vistió" de ropaje ajeno durante el modelo de país agroexportador que tuvo su cenit entre 1880 y 1910 (El Centenario de ricos desentendidos de los inmigrantes que trabajaban el "Granero del Mundo").

Ropaje ajeno, en términos de recursos naturales, se refiere a que para que se implantaran en la Pampa Húmeda,  los alambrados (postes de quebracho y caldén, varillas duras), mangas, corrales y cepos. Y para el ferrocarril trazado como abanico según el plan de una oligarquía traidora, que permitió que imperara el interés nacional británico por sobre nuestro propio interes nacional, para que esa "vestimenta" se concrete, con esa asociación entre vivos y cipayos, hacía falta "desvestir" otras zonas.

Y mas hacia acá: carbón, mas leña, vigas, tablas para pisos, tarugos, parquet, adoquines, muebles rústicos, marcos y contramarcos de puertas, ventanas, persianas, umbrales, dinteles y colmenas.

 Y también el ferrocarril en sus comienzos llevo durmientes y leña para las calderas. Depredación sin límites, trabajo humano a destajo, explotación humana y del recurso, siempre de la mano. . Fotografía: El modelo agroexportador lucía mejor, aunque otras regiones mostraban su desnudez.

Y aquí nos referimos a los bosques y montes de madera dura, fenómenos botánicos únicos en el planeta: el quebrachal Santafesino, el caldenal Pampeano.

Ambos han sido diezmados, quedando reducidos según expertos, en en el caso de La Pampa a un tercio de los montes existentes.

¿Y que ropaje se le ha devuelto?. Pues el avance de la frontera agrícola, cuyo principal cultivo es la soja, a la que el gobierno anterior le intentó poner un freno que fracasó y éste la liberó para que siga el desmonte y las tierras se conviertan en páramos. Se devuelve un vestido que las regiones nunca pideieron.

No son pocas las voces de especialistas que culpan a la deforestación sin límites para habilitar campos para la soja, el hecho de suelos mas duros y compactados que impiden una mayor absorción de las aguas. Si los montes y bosques son paraguas y esponjas naturales, necesariamente, su deforestación en el tiempo, debe relacionarse con mayores posibilidades de inundación. Esto es aplicable a las zonas inundadas. La siembra directa no mueve la tierra, sino que compacta al sembrar sobre rastrojos. La falta de rotación del cultivo, convierte al campo  en un parquet sojero y por lo tanto de poca absorción, a todo el sector que hoy- gracias a los rezos rabinescos- se comienzan a reacomodar como pueden.

Y encima de todo, los bosques Pampeanos, también han sufrido en los últimos tiempos, el avance de la frontera agrícola y ya no se ven continuidades, costando encontrar manchones mayores a las 1000 hectareas de este bosque único en el planeta.

Es decir, lo disculpamos al Rabino por lo que no se hizo durante mucho tiempo en nuestro país , pero lo  responsabilizamos por  no tener ni idea de esta problemática y esto en un país donde como en un taller de forja, debiéramos conocer nuestros problemas ambientales verdaderos.

Cuando veo la publicidad pedorra del Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, este hombre de doble apellido para intentar distinguirse, me refiero a Rodriguez Larreta, publicidad filmada en un jardín de infantes donde todos niños blancos y rubios, saben lo que son los puntos verdes o ecológicos, etc, etc y allí queda la cosa sin mas. O la sonrisa vacía ante cualquier planteo de esta problemática a la gobernadora bonaerense que sufre en todo el territorio provincial la fumigación indiscriminada. Cuando se ve esto, lejos se está de encarar lo que realmente importa. Y en este sentido, solo en este, no habrá tapita de gaseosa, ni botella plástica, ni bolsita de plático que reemplace las prioridades. Todo bien, pero se araña la superficie.

Ningún funcionario del gobierno habla de las  otras cuestiones, vinculadas a las cuestiones mas graves: deforestación creciente, avance frontera agropecuaria, sojización de zonas arenosas, compactación del suelo, inundaciones, envenenamiento de poblaciones y de la tierra con agroquímicos.

 De esto no saben nada los niños, pero sí los dirigentes que solo atinan a poner cara de buenos, ante un avance destructivo sobre los recursos naturales y un avance social sobre quienes viven en esos lugares.

La amplia sonrisa del jefe capitalino, la inoperatividad del ministro que reza y la ausencia de voluntad política del presidente que vacaciona para afrontar los verdaderos problemas ambientales, deja la cuestión reducida a cuestiones no centrales.

El nuevo vestido que están recibiendo las zonas hoy quemadas e inundadas no les sienta bien y no habrá modista ni sastre que lo logre, sencillamente porque lo que reclaman son sus antiguas vestimentas, las que precisamente tardan en crecer; quebrachos, caldenes, chañares, piquillines, etc, etc.

Antonio Elio Brailovsky y Dina Foguelman, autores de MEMORIA VERDE comienzan con una cita de Marco Polo en su libro "Viajes" que dice: "El Gran Khan ha adoptado otra disposición, igualmente útil y sabia. Ha ordenado que a ambos lados de las carreteras públicas se planten árboles de una especie que crece muy alta y gruesa, separados entre sí solo dos pasos. Y esos árboles sirven-además de la ventaja de su sombra en el estío- para señalar el camino e impedir que alguien se aparte de él cuando la tierra está cubierta por la nieve. Y esto es muy util a los viajantes a quienes brinda una gran comodidad y seguridad. También designa comisionados para vigilar el cuidado de los árboles y el buen estado de los caminos. Y algo más os contaré: los astrólogos del reino han dicho al Gran Khan que quien planta árboles tiene asegurada laerga vida. Y por eso el Gran señor gusta de plantar árboles"

Si el ministro de Medio Ambiente, el señor Bergman, que ha mostrado ser mas Rabino que Ministro-con disculpa de los Rabinos- supiera de estas cosas o se asesorara con los que saben, tardaría mucho menos en rezar para detener el "apocalipsis" y pondría más enfasis en la tarea a llevar adelante. Ahí vería los intereses concretos que hay que afectar y hasta se le podría aceptar una expresión apocalíptica.

Por ahora, un deseo; que los árboles que quedan, le sirvan al gobierno nacional para no seguir extraviado, creyendo que el camino que está recorriendo es el correcto.

Pronto se dará cuenta de las consecuencias, aunque sean otros los que terminen pagándolas. La lógica empresarial sojera típica del núcleo bonaerense, se ha trasladado sin piedad a regiones donde destruyen su ambiente. De eso hay que hablar. Y las sonrisas duranbarbescas siguen intentando taparlo todo. Ahi vamos.