miércoles, 11 de enero de 2017

SEBRELLI: JESUS ERA POPULISTA

Resultado de imagen para jUAN JOSE SEBRELI

Ahora mismo, con Alfano en TN, siendo las  22:25. Entrevistado, el filósofo, sociólogo, analista,  Juan José Sebrelli. Después de una edición de acontecimientos recientes pero con la cámara tendenciosa apuntada en solo un sentido, el entrevistado es interrogado por el paniaguado de TN.

El tema es la violencia y con la calle asfaltada por el video editado y tendencioso, el Sebrelli de siempre, culpa al "Populismo" de la misma y por supuesto le pone nombre y apellido en la Argentina: el Peronismo fue y es fascista.

Da sus argumentos, que quedan en el Peronismo, sin hacer mención al otro movimiento de masas de Argentina en el siglo XX, el Yrigoyenismo.

En eso se parecen Yrigoyenismo y Peronismo, aunque Sebrelli lo ignore o lo que es peor, lo regatee. Ambos, en la medida que eran "Movimientos" de masas (el verdadero contenido de una política nacional y popular), chocaban con un Estado Liberal (la forma que Sebrelli quiere, el partido).

El Yrigoyenismo quedó atrapado en las formas, el Peronismo las esquivó a puro contenido. Ambos cayeron por golpes de estado.

Sebrelli presentaba un libro que se llama "Dios en su laberinto".

Cuando el obediente del canal le preguntó acerca del Papa Francisco, no lo dudó y dijo : "Es un papa populista".

Sebrelli admitió admirar a Carrió en el presente, así como arrojó flores hacia los demócratas del pasado, precisamente quienes enfrentaron en "Marchas de la libertad" y en las mismas elecciones a los dos Movimientos del siglo XX y no tuvieron ningún empacho en comprar las formas e ignorar el contenido. Eso fue la Unión Democrática contra el Peronismo por ejemplo.

La derecha tiene estos voceros gratuitos disfrazados de progresistas. Jamás entenderá Sebrelli que Yrigoyen, el del primer movimiento nacional y popular o populismo en el lenguaje utilizado, entró en un camino que le haría imposible superar esa contradicción y que iría a parar en lo que no se atrevió, no pudo o no quiso realizar con los oligarcas y estos ejecutaron con él sin el menor escrúpulo legal: su derrocamiento por la violencia.

Ahí está la primera violencia política global del siglo XX, cuando por primera vez un plebeyo les juntó las cabezas a todos los "formales y republicanos".

Con el triunfo de la ficción democrática del liberalismo se frustró el desarrollo de la revolución democrática del pueblo. Poco antes de morir, el caudillo radical, que con gusto perdería su pie en el trasero de Sanz y de Alfonsinito, resumió la amarga experiencia de sus debilidades en cinco palabras de pura esperanza: "Hay que empezar de nuevo"

FORJA, el puente entre ambos movimientos,  con la lucidez de sus integrantes mas destacados, se ocupó de vaciar la taza rebalsada de falsedades y comenzar la tarea de aprender de nuevo la cuestión política, cultural e ideológica. Y su desenlace fue el Peronismo.

Y acá me detengo. Se entiende ya porque Sebrelli no quiere a los movimientos y desea fervientemente un sistema de partidos de puras formas y cero contenido. Capaz de garantizar elecciones legales, pero incapaz de legitimarse en una democracia que solo cobra sentido si el pueblo vive mejor.

Edgardo Alfano, el periodista pusilánime estuvo flojo. Yo creo que se perdió la mejor de las preguntas. - Digame Sebrelli, así como le pregunté del Papa, también le pregunto de Jesús, a propósito de su libro. - ¿Quien era Jesús Sebrelli?.

Y ahí, con el botox partidario a flor de piel, el progresista Sebrelli, quizás hubiera contestado: primero soy agnóstico, pero sin duda, Jesús....era populista. Argumentos no le faltaban.