jueves, 20 de noviembre de 2008

SE EQUIVOCO DE NOMBRE INTENDENTE: ES ENGELS, NO HEGEL



La solicitada publicada en los semanarios “La Prensita” y “El Informador”, por el primer mandatario comunal treslomense, sostiene entre su parte jocosa, lo siguiente:

“Eso es caricaturesco o marxista. Sì marxista, pero no por el cèlebre Carlos Marx, coautor con Hegel del manifiesto comunista…”

¡No era Hegel intendente.¡

El coautor del Manifiesto Comunista fue Federico Engels.

Carlos Marx trabajaba en un diario y Engels enviaba colaboraciones muy lùcidas al mismo. Al principio Marx sospechò de Engels, quizàs por provenir de una familia de industriales muy acomodados y no se entendieron.

Luego la vida los separa, Engels va a estudiar a Manchester, la meca del capitalismo en ese momento històrico y Marx debe exiliarse en Parìs.

Mediante contacto epistolar comienzan a entenderse teóricamente y juntos avanzan hacia parecido diagnòstico y propuesta polìtico-ideològica.

Una organización de basamento igualitario , les encarga a ambos teòricos un trabajo donde estuvieran las cuestiones centrales de esa ideología y es allì donde entre ambos “paren” el “Manifiesto Comunista”, cuyo mensaje se resume en la frase: “Proletario del mundo, unìos”, en un claro llamado a la clase trabajadora a confiar en sus propias fuerzas.

El “manifiesto” describe detalladamente la teoría comunista, en base al materialismo dialèctico y propone la revoluciòn de los trabajadores para derrocar al capital burgues y asì formar una sociedad sin clases.

En síntesis: El Manifiesto Comunista lo escribieron Carlos Marx y Federico Engels.

Lo que sì hizo Federico Hègel, fue un aporte filosòfico fundamental, el concepto de “dialèctica.” Sintéticamente expresado; Hègel sostiene que la historia va progresando en espiral, “contestando” sus propios errores, esto es que cada movimiento de la historia, surge como una especie de soluciòn a las contradicciones generadas por el movimiento anterior.

A un movimiento lo llama tèsis, ese movimiento recibirà la respuesta de su antìtesis y finalmente se llegarà a una síntesis que se convertirà en una nueva tesis.

Marx tomò estas cuestiones abstractas, para aplicarlas al análisis de la sociedad y sus conflictos, pero jamàs escribiò nada con Hegel, era Engels.

¿En que se parecìan Hegel y Engels? . Ambos nacieron en territorio Alemàn y ambos se llamaban Federico. Quizàs por eso se confundiò doctor. ¿Còmo no le avisò su Jefe de prensa de este error tan grosero? ¡Justo en una solicitada¡

8 comentarios:

Gerardo Fernández dijo...

El viejo león vuelve a rugir!!!
Abrazo

Anónimo dijo...

jajja yo no te puedo creer. Está claro q no es el primero q se los confunde, pero agregó nombres y comentarios para hacerse el banana.!Y le salió mal!. Me hace acordar a Menem, cuando le atribuyó una frase de Antonio Machado a A. Yupanqui.

Ernesto Laclau dijo...

Gracias grillo por explayarte acerca de ese imperdonable error. Lo aclaré en El Informador, y en tu blog ayer.
Saludos.
Ernesto Laclau(seudónimo)

Anónimo dijo...

hola Guillermo, me gustó mucho la explicación sobre Marx y Engels. En realidad cuando leí la solicitada del intendente no pude evitar relacionarlo con aquel comentario de Menem en el cual afirmaba haber leído las obras de Sócrates..

Anónimo dijo...

sera que de comunismo no entiende nada jaja!!!

Anónimo dijo...

Para que en T.Lomas no nos den "Clases de Amnesia"

Cada vez que nos dan clases de
amnesia

como si nunca hubieran existido
los combustibles ojos del alma
o los labios de la pena huérfana
cada vez que nos dan clases de
amnesia
y nos conminan a borrar
la ebriedad del sufrimiento
me convenzo de que mi región
no es la farándula de otros

en mi región hay calvarios de
ausencia
muñones de porvenir / arrabales
de duelo
pero también candores de
mosqueta
pianos que arrancan lágrimas
cadáveres que miran aún desde
sus huertos
nostalgias inmóviles en un pozo
de otoño
sentimientos insoportablemente
actuales
que se niegan a morir allá en lo
oscuro

el olvido está lleno de memoria
que a veces no caben las
remembranzas
y hay que tirar rencores por la
borda
en el fondo el olvido es un gran
simulacro
nadie sabe ni puede / aunque
quiera / olvidar
un gran simulacro repleto de
fantasmas
esos romeros que peregrinan por
el olvido
como si fuese el camino de
santiago

el día o la noche en que el olvido
estalle
salte en pedazos o crepite /
los recuerdos atroces y de
maravilla
quebrarán los barrotes de fuego
arrastrarán por fin la verdad por
el mundo
y esa verdad será que no hay
olvido

Mario Benedetti

Anónimo dijo...

Se acuerdan del cuento "Fuenteovejuna" que nos hacian analizar en la escuela?
En T.Lomas pasa lo mismo.Solo que como aqui es el mundo del revés...
las "tramoyas" no son tapadas por el pueblo que se ayuda mutuamente sino por los MANDATARIOS que se ayudan ellos mismos!!
(Menos en los errores/horrores que publican...ahi no se ayudan ni se corrigen porque no tienen ni la mas palida idea, naturalmente.)

Eduardo . Pedro dijo...

jaja, muy buena explicación. Que error tan grosero!, ya hasta hay algunos que dicen que Nietzsche apoyo en todo momento el Reich de Hitler....no recuerdo donde escuche esa barbaridad.

saludos