sábado, 12 de enero de 2013

UN BUEN BAILE...NADA MAS.

Anoche viernes, se realizò la fiesta de fin y comienzo de año organizada por Frente Justicialista Vecinal de Tres Lomas, organizaciones polìticas que a travès de la unidad lograron-en 2011- alzarse con el gobierno municipal que hoy tiene como intendente a Roberto Alvarez. Se lanzò el mòvil a la calle dando a conocer sin eufemismos quien convocaba.

Estuve allì-en el hermoso predio del Prado Español- compartiendo una cena a la canasta y la popularidad del "Grupo Provindencia".

Me llamò la atenciòn que ningùn funcionario del frente organizador haya explicado el motivo de la convocatoria, dado que paralelamente se està organizando la masa crìtica militante que llegue musculada a este 2013 electoral.
Pero no hubo palabra en un momento que no deberìa haber faltado.

No me imagino por supuesto un discurso grandilocuente, ni el llamado al voto, ni la encuesta de candidatos, ni las propuestas electorales, me imagino la palabra (allì, en ese contexto) como una forma de convocatoria privilegiada que se dejò ir, se desperdiciò.

Pareciera ser que el hartazgo que se produjo en la anterior gestiòn por el uso de la palabra en un sentido manipulador y hastiante,  ahora se deja pasar por un supuesto del "polìticamente correcto" que tiene gusto a nada. Dicen que "el que se quema con leche, cuando ve la vaca llora" reza el dicho popular,  pero prefiero el màs esperanzador: "No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". Ganò la vaca.

Era el momento de decirle a las 200 personas que estuvieron presentes en la pista del Prado Español que se està organizando la militancia, que lo està haciendo no solo para defender al gobierno sino para formularle sus apreciaciones sobre todos los temas, que se hace todos los miercoles en el local del Frente, que todos hacen falta en esta tarea, que las ideas son bienvenidas, que la autocrìtica es necesaria, que la superaciòn dependerà de este proceso, que varios funcionarios estàn concurriendo bien predispuestos, que la profundizaciòn del modelo vale la pena, que la formación política es reclamada como principal acto de madurez de ese proyecto.

Entender a la palabra siempre como perjudicial es a mi juicio, desprestigiar la polìtica, porque ella no solo es gestiòn y administraciòn, sino generaciòn de espacios para la discuciòn y el debate, convocatoria a la militancia y la organizaciòn, génesis de una mística que  no puede descansar en lo personal y por lo tanto debiera generarse colectivamente.

Solo los muchachos del Grupo Providencia, ante la obviedad del silencio, alcanzaron a decir: Agradecemos al Frente Justicialista Vecinal por esta invitación.

Si la convocatoria es a generar espacios militantes los días miercoles, ayer viernes debió trabajarse con ese norte, de lo contrario, es dejar el espacio político, solamente en manos de los actos de gobierno o en las manifestaciones de la oposición.

Asì como no hay espejo que mejor refleje la imàgen del hombre que sus palabras, lo mismo pasa en las causas colectivas, siempre hay un momento para su uso, sin temores, convocando, sin hacer derroche de ellas para que su utilizaciòn no supere al de ingreso de ideas en la cabeza de quienes fuimos al bailongo, pero su no uso, tambièn constituye un mensaje que puede interpretarse erròneamente. No debe pasarnos.