viernes, 10 de julio de 2009

CRETINIZACIÓN DEL PUBLICO


























No es precisamente un concepto nuevo, pero releyendo un ya gastado Diccionario Consultor Politico son inevitables las vinculaciones con el presente, mas precisamente con la nueva ley de medios que todavía en las gateras y sin saber su suerte cierta, en algun momento abordará el Congreso Nacional.

La frase “cretinización del publico” fue acuñada por Maurice Duverger, un sociólogo y politólogo frances en su obra “Sociología Politica” (Ariel Barcelona. 1981) y hace referencia a las técnicas de información a traves de las cuales se encauza al público por un “sendero informativo” que lo sumerge en un mundo irreal, en una especie de universo artificialmente creado que le dicta pautas de pensamiento y conductas incompatibles con la solución de sus verdaderos problemas y le hacen vivir ingenuamente, ya que al no poder tomar contacto con la realidad o al recibirla distorsionada, extremadamente manipulada, ese público, no adquiere la madurez necesaria para comprenderla y contribuir a eliminar o morigerar sus defectos.

Dice Duverger: “En definitiva, se le aparta asi de los verdaderos problemas. La víctima de los medios de información capitalista se encuentra muy poco preparada para cumplir sus deberes de ciudadano” .

La calidad de la información que recibimos puede generar una verdadera cultura politica y ciudadana o cercenar la posibilidad de comprensión para que ella se genere.
En una Argentina donde la agenda mediatica esta concentrada, con inconfesables objetivos de mantener sin cambios la realidad , sin duda se construirán mediaticamente los diques necesarios para que la ciudadanía se aleje de la opinión crítica, volviéndola vulnerable a las manipulaciones interesadas, con lo que ese público puede ser conducido con mayor facilidad, para que apoye cualquier finalidad, muchas veces ajenas al bienestar general y otras directamente en contra de sus mismos intereses.

Desde el aquí y ahora, podemos ver que esta “cretinización” constituye un objetivo deliberado de los medios que a través de numerosos envases de programas, propaganda y publicidad, construyen arquetipos irreales, promueven personajes mediáticos sin sustento, dueños de frases huecas que no encarnan en realidades y que son introducidos para que los explotados permanezcan entre “fantasmas” , sin visualizar sus verdaderos problemas, ni puedan identificar las causas que los producen, ni encuentren los procedimientos para eliminarlos. Es cierto que también existe "Encuentro" (por dar solo un ejemplo). La resistencia siempre surge.


Pero en lo masivo, detrás de el público "grande", está siempre el poder económico en pocas manos , en el caso de Argentina, socio de los multimedios, retroalimentandose en su afán desmedido de obtener grandes beneficios monetarios y mantener al mismo tiempo, al público, en una doble postura: el letargo social inmovilizante o la promoción de intereses que solo benefician a los menos, pero los defienden los más. Una obra maestra. Cretinización.

1 comentario:

Daniel Mancuso dijo...

excelentemente claro, muy bueno cumpa,
abrazo